Escrito por: 9:55 am Latinoamericana, Poesía

Orozco pytukue, Olga Orozco en guaraní

Traducción de Susy Delgado

 

 

En el natalicio de la poeta argentina Olga Orozco, celebramos con tres poemas la publicación de «Orozco pytukue. Antología bilingüe castellano-guaraní» (Asunción, 2020), cuya traducción estuvo a cargo de Susy Delgado. El libro se realizó en el marco de un proyecto de homenaje de la Secretaría Nacional de Cultura de Paraguay al centenario de Olga Orozco. Este proyecto contó con el apoyo de la Embajada de Argentina en este país, en una publicación realizada por la Editorial Arandurã.

 

 

 

 

Esos pequeños seres

En un país que amaba ya estará amaneciendo.
Coronados por sus mustias guirnaldas,
esos pequeños seres creados cuando la oscuridad,
vuelven a poblar con sus tiernas músicas,
a golpear con sus manos de brillantes estíos
ese rincón natal de mi melancolía.

Sonríen los inasibles huéspedes,
las criaturas largamente buscadas en las secretas ramas,
en lo más escondido de las piedras,
en la sombra abandonada del que salió de ella eternamente joven.
Desde la lejanía me sonríen.

¡Qué inútiles sus gestos, sus caricias,
cuando algún largo tiempo nos conoce calladamente ajenos,
cuando ya no hay temor por el huyente roce de los muertos que amamos,
ni por el musgo que crece murmurando sobre el corazón,
ni por las voces nocturnas de los que se despiden sollozando:
―¡Yo te esperaré siempre allá, doliente desaparecida!

Vosotros, que habitáis la región desmoronada del miedo,
de las ansiadas compañías terrestres:
¿A qué volvéis ahora
como un sueño demasiado violento que la infancia ha guardado?

Apenas si un recuerdo os reconoce,
cada vez más lejanos.

 

 

Umi tekove mimi

Tetã ahayhuva’ekuépe iko’ẽ,mane ohóvo.
Iñakãre oraha joaite jeguaka pirupa,
umi tekove mini heñóiva’ekue ako pytũ jave
oiko jevy imba’epu kyrу̃i reheve,
ombota ipopekuéra ára haku overapáva
tenda che angata iñapysẽ haguépe.

Opukavy umi mbohupa saite,
mitãnguéra ojeheka pukuva’ekue yvyra rakã piguýre,
itakuéra rugua okañyvévape
pe ã oheja reíva ku osẽva’ekue upégui mitã pyahu arapave’у̃meve.
Opukavy mombyry guive chéve.

Reiete umi heteñe’ẽ, ijapichy,
ára puku sapy’agua ñandekuaáramo ambue ava kirirĩ,
ndaiporivéimarõ pe kyhyje te’ongue jahayhúva poko saitemígui,
terã itapoty okakuaáva ongururúvo korasõ ári,
terã umi omopyahẽva imaiteipaha ayvu pytũ
―Akói roha’arõta amoite, amyrу̃i oñembyasýva!

Peẽ
peikóva upe kyhyje okukuipahague rupi,
yvypegua irũnguéra jaipotávagui:
Ma’erã peju jevy ko’ãga
kerayvoty reko pochy vai, mitã reko oñongatuva’ekuéicha?

Mandu’a peteĩ mante pendekuaa,
mombyrymbyryve.

 

 

 

 

Las muertes

He aquí unos muertos cuyos huesos no blanqueará la lluvia,
lápidas donde nunca ha resonado el golpe tormentoso de la piel del lagarto,
inscripciones que nadie recorrerá encendiendo la luz de alguna lágrima;
arenas sin pisadas en todas las memorias.
Son los muertos sin flores.
No nos legaron cartas, ni alianzas, ni retratos.
Ningún trofeo heroico atestigua la gloria o el oprobio.
Sus vidas se cumplieron sin honor en la tierra,
mas su destino fue fulmíneo como un tajo;
porque no conocieron ni el sueño ni la paz en los infames lechos
…………………………………………………………………………….vendidos por la dicha,
porque solo acataron una ley más ardiente que la ávida gota
…………………………………………………………………………………..de salmuera.
Ésa y no cualquier otra.
Ésa y ninguna otra.
Por eso es que sus muertes son los exasperados rostros de nuestra vida.

 

 

Umi mano

Péina ápe te’ongue ama nomoesakãmo’ãiva ikangue,
te’õ ita marõ ndahyapuihápe pe jakare pire ñembota tarova,
haipy avave noikundaháiva’erã omyendývo tesaymi resape;
yvyku’i pypore’у̃ opaite tembiasápe.
Yyvoty’у̃me omanóva.
Ñandereja kuatiahaipy, kuairũ ha ha’anga’у̃re.
Jopói mba’evéichagua ndohechaukái tembipota ni ñemyrõ ojehupytýva.
Hekove oñemboty terakuã’у̃me yvy ape ári,
katu henonderã ho’a kyse raimbéicha;
ndoikuaáigui hikuái jeke ni py’aguapy umi tupa moñáime
…………………………………………………………………………….vy’áre oñeme’ẽva,
omoneĩgui léi año hendyakuvéva jukyry mondyky yuhéigui.
Péva, na’ambuéi.
Péva, namavavéiva.
Upévagui imanonguéra hína ñande reko rova ipochy tarováva.

 

 

 

 

Olga Orozco

Yo, Olga Orozco, desde tu corazón digo a todos que muero.
Amé la soledad, la heroica perduración de toda fe,
el ocio donde crecen animales extraños y plantas fabulosas,
la sombra de un gran tiempo que pasó entre misterios y entre alucinaciones
y también el pequeño temblor de las bujías en el anochecer.
Mi historia está en mis manos y en las manos con que otros las tatuaron.
De mi estadía quedan las magias y los ritos,
unas fechas gastadas por el soplo de un despiadado amor,
la humareda distante de la casa donde nunca estuvimos,
y unos gestos dispersos entre los gestos de otros que no me conocieron.
Lo demás aún se cumple en el olvido,
aún labra la desdicha en el rostro de aquella que se buscaba en mí
…………………………………..igual que en un espejo de sonrientes praderas,
y al que tú verás extrañamente ajena:
mi propia aparecida condenada a mi forma de este mundo.
Ella hubiera querido guardarme en el desdén o en el orgullo,
en un último instante fulmíneo como un rayo,
no en el tumulto incierto donde alzo todavía la voz ronca y llorada
entre los remolinos de tu corazón.
No. Esta muerte no tiene descanso ni grandeza.
No puedo estar mirándola por primera vez durante tanto tiempo.
Pero debo seguir muriendo hasta tu muerte
porque soy tu testigo ante una ley más honda y más oscura
………………………………………………………………..que los cambiantes sueños,
Allá donde escribimos la sentencia:
“Ellos han muerto ya.
Se habían elegido por castigo y perdón, por cielo y por infierno.
Son ahora una mancha de humedad en las paredes del primer aposento”.

 

 

 

Olga Orozco

Che, Olga Orozco, ne korasõ guive ha’e opavavépe amanoha.
Ahayhu cheañoha, jerovia oiko aréva ñeha’ã guasuetépe,
mba’apo’у̃ okakuaahápe mymba ha ka’avo ndajahechameméiva,
ára guasuete’ã ohasava’ekue heruguã ha kerasy apytépe,
ha avei mba’erendy tytyimi kuarahy oikekuévo.
Ahasava’ekue oĩ che pópe ha umi omopiniva’ekue tapiarã popekuéra.
Aiko haguégui opyta mba’e paje ha momorãpavẽ,
umi ára oiporuva’ekue mborayhu ndaipy’aporãiva pytu,
tatatĩ mombyry umi ógape nañaiméi haguépe araka’eve,
ha umi teteñe’ẽ isarambíva ambue chekuaa’у̃va’ekue reteñe’ẽ apytépe.
Upéigua oñemboaje gueteri tesaráipe,
ojapo gueteri vy’a’у̃ upe ojehekáva chepype rovápe,
……………………………………………………….ñu opukavyháicha itangechape,
nde rehechátava ambue mba’e jepigua’у̃rõicha:
che ángaite angaipapy che ysajápe ko arapýpe.
Ha’e cheñongatuseva’erã mo’ã ñemboyke terã jerovúpe,
arapehẽmi pahápe ojekáva ára tirícha,
ndaha’éi ñeñotу̃ha ojoguanungávape ahupihápe gueteri che ñe’ẽambu rasẽ
……………………………………………………………………………….ne korasõ kuchuvi apytépe.
Nahãniri. Ko mano ndorekói pytu’u ha naimarangatúi.
Ndaikatúi amaña areterei hese iñepyrühaiterõguáicha.
Katu amanova’ẽrã ahávo nde remanomevẽ
che nderechaharégui, léi pypuku ha ipytũvévagui kérayvoty iñambue
…………………………………………………………………………………………py’у̃iva renondépe,
amo jahaihápe ñemohendapaha:
“Ha’ekuéra omanóma.
Ojeporavova’ekue ha’uvõ ha ñyrõramo, yvága ha añaretãramo.
Ko’ãga ha’ekuéra peteĩ te’õ para, koty ypykue ogykekuérape”.

 

Traducción: Susy Delgado
De Orozco pytukue, Antología bilingüe castellano―guaraní, Asunción, 2020.

 

 

Olga Orozco nació en Santa Rosa de Toay, La Pampa, Argentina, en 1920 y falleció en Buenos Aires en 1999. Poeta y cuentista argentina que perteneció a la Generación del 40. Desde 1936 se instaló en Buenos Aires. Se graduó como maestra, profesión que nunca ejerció, y más tarde se licenció en la facultad de Filosofía y Letras. Trabajó como periodista y en cierto momento llegó a tener ocho seudónimos, cada uno para escribir en un estilo distinto. Incursionó asimismo en el radioteatro como actriz. Su obra gira en torno al tema de la muerte y la soledad, que ha sabido expresar con una gran intensidad dramática. Publicó los libros de poemas Desde lejos (1946), Las muertes (1952), Los juegos peligrosos (1962), Museo salvaje (1974), Veintinueve poemas (1975), Cantos a Berenice (1977), Mutaciones de la realidad (1979), La noche a la deriva (1984), En el revés del cielo (1987) y Con esta boca, en este mundo (1984).

La composición que ilustra este post fue realizada a partir de una ilustración del artista Mark Hearld 

 

año 1 ǀ núm. 3 ǀ enero – febrero 2021
Last modified: enero 20, 2021
Cerrar
error: Contenido protegido

Fragmentos fantásticos

AUTOR

Miguel Ángel Bustos

ISBN

978-958-52096-8-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 500

PRECIO COLOMBIA

COP 40,000

El bostezo de la mosca azul

Antología poética 1968-2019

AUTOR

Álvaro Miranda

ISBN

978-958-52793-5-3

PRECIO ARGENTINA

AR 500

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible