Written by 3:43 am Crítica, Ensayo

La generación beat y el cine

Esteban Moore

 

Celebramos la reciente novedad de Pull My Daisy y otras experimentaciones. La generación beat y el cine, coordinado por Matías Carnevale, y publicado en la editorial hermana Alción Editora (Buenos Aires, 2022). Tenemos la premisa de compartir el prólogo de dicho libro de las manos del poeta argentino Esteban Moore, quien gentilmente nos lo ofreció y permitió reproducirlo en su totalidad en este número de Abisinia Review.

 

 

Los Beats: contexto político, poéticas y su representación en el cine

 

El mes de agosto de 1945, particularmente los días 6 y 9, cuando los Estados Unidos de Norteamérica lanzaron dos bombas atómicas, cuyos objetivos fueron las ciudades de Hiroshima y Nagazaki, puede considerarse el punto de inflexión en la historia del siglo XX. Este hecho pone fin a la resistencia del Japón y a la Segunda Guerra Mundial, conflicto que involucró a países de las Américas, Europa, Asia, África y Oceanía.
…..Estos años se caracterizaron por los nuevos descubrimientos científicos, el desarrollo tecnológico y la capacidad productiva de las distintas ramas de la industria, cuyos fines centrales estaban esencialmente dirigidos a la creación de nuevas armas. Diseñadas éstas para multiplicar la muerte en proporciones hasta entonces nunca imaginadas; sin olvidar la existencia de los campos de la muerte y de sus herederos: los gulag.
…..Las celebraciones que siguieron a la derrota del nazi-fascismo pasarían rápidamente a un segundo plano. La imaginada nueva aurora de los tiempos, deseos de paz y entendimiento entre los hombres, derivó en su contrario. El mundo en la inmediata posguerra se compartimentaría en dos poderosos bloques, liderados por los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Soviética, que emergieron como las dos superpotencias que llevarían las tensiones geopolíticas y culturales a todos los rincones de la tierra. Comienza entonces la denominada «Guerra Fría» —ciertamente un eufemismo— pues incluyó episodios de altísima temperatura: Corea, Vietnam, Hungría, las invasiones de las dos potencias en distintas regiones del planeta; y los procesos de descolonización que también aportaron cientos de miles de víctimas. Estos fenómenos se intensificarían a partir de la década de los años 50 del siglo pasado, el que se prolongaría hasta la caída de la Unión Soviética. Este período fue definido por Amiri Baraka (Leroy Jones) como los ‘tiempos oscuros’, caracterizados por el temor a una conflagración nuclear, fantasma que se prolongará hasta nuestros días.
…..En el panorama poético estadounidense la publicación de Nueva Crítica (1941) ensayo de John Crowe Ramson destaca la configuración de una corriente de pensamiento, compartida por varios críticos, entre ellos, Allen Tate, Robert Penn Warrren, Yvor Winters y Cleanth Brooks que invade con energía conquistadora las universidades y los medios académicos, consolidando una actitud conservadora, que bajo distintas máscaras y atuendos hecha raíces en la academia norteamericana. Estos desde un cierto formalismo centraban su análisis, su evaluación estética, a partir de una exclusiva lectura del texto poético y del funcionamiento de las relaciones internas de las expresiones figurativas. Ellos preferían a Yeats sobre Williams, lo mítico a lo personal, lo racional a lo irracional, lo histórico a lo contemporáneo, la erudición a la espontaneidad y lo elitista a lo popular. Su predilección por la tradición se fundaba en un exagerado respeto por las letras inglesas, su tono frente al propio, coloquial, del hablante norteamericano; ‘nuestra lengua vernácula’, como la definió Allen Ginsberg. Confiados en sus conceptos y juicios excluyentes, defendidos desde la cátedra universitaria, no supieron leer las transformaciones que se estaban gestando en los usos de la lengua. Nacidas estas en el trabajo de una nueva generación de poetas que releyeron su incipiente tradición poética —Whitman, Pound, Williams— que con desesperación buscaban su propia voz y la de su tierra.

…..En los primeros años de la década de los 50, comienzos de la agonía del American Dream. En la ciudad de San Francisco, considerada el portal a Oriente en los Estados Unidos de América y llamada por Karl Shapiro «el último refugio de los bohemios», se desarrollaba una intensa y diversa actividad cultural. La ciudad en la que se desarrolló lo que posteriormente se denominaría como el Renacimiento Poético de San Francisco, cuyos protagonistas abrirían nuevas perspectivas a la creación poética, que incorporaría definitivamente el ritmo y la dicción del habla coloquial que ya nunca se ausentarían del discurso poético: «…la propia voz de la vida como la escuchó/ Walt Whitman…»¹.
…..En octubre de 1955 Allen Ginsberg organiza una lectura de poesía en la Galeria de Arte Six, sin prever las consecuencias que esta habría de tener en el futuro cercano, según Gary Snyder en esa ocasión se produciría «un punto de inflexión en la poesía norteamericana»².
…..La noche del 7, leyeron sus textos McClure; Snyder; Whalen; Lamantia; Ginberg y Kenneth Rexroth se ocupó de coordinar la mesa y actuar como maestro de ceremonias. Entre el público estaban Ferlinghetti y Kerouac. En esa ocasión Ginsberg leyó Aullido, cantó sus versos, los gimió, y en el final de la lectura parecía estar al borde del llanto; su performance causó una emotiva reacción de los presentes. En particular la de Ferlinghetti, que le pidió el original para su publicación. Con Aullido no sólo comienza un momento en la literatura norteamericana, sino también un nuevo estilo de composición. Ginsberg declara que él sigue el modelo Kerouac —el Kerouac poeta— y que su objetivo es calcar en la página los pensamientos de la mente y sus sonidos. Esta actitud según él debe ser entendida como la «escritura de la mente»³.
…..En agosto de 1956, Lawrence Ferlinghetti, propietario de City Lights, una pequeña librería y editorial, publica en su colección ‘libros de bolsillo’ Aullido. El libro recibió algunas críticas favorables, pero la mayoría de los grandes medios y las publicaciones académicas reaccionaron negativamente con sarcasmo y mezquindad. Sin embargo, un hecho fortuito e inimaginable pondría al libro en boca de muchos. Dos policías de civil compraron ejemplares y en mayo de 1957 el capitán William Hanrahan de la agencia juvenil (San Francisco Juvenile Bureau) ordenó el arresto del editor Ferlinghetti y del encargado de la librería Shigeyoshi Murao. El cargo «obscenidad». Ambos luego de un debatido proceso judicial, en el que primó por parte de los testigos la defensa de la libertad de expresión, fueron declarados «no culpables». En septiembre de ese año se publica En el camino que se convertiría muy pronto en uno de los libros más vendidos del momento, inaugurando para Kerouac un período que fue para él, tanto un sueño como una pesadilla. Su presencia alimentaría una tendencia, la del rebelde sin causa, que ya tenía un mártir: James Dean. Asimismo su novela reinventa el gran viaje a través del país de este a oeste; inaugurado por los exploradores del siglo XVIII y los pioneros del siglo XIX en la denominada Conquista del Oeste. Estos hechos y la posterior antología de Donald Allen (1960) le dieron notoriedad y visibilidad a las poéticas de los beats (Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Gregory Corso, Gary Snyder y Lawrence Ferlinghetti). Sin embargo las corporaciones periodísticas y cierta crítica (John Ciardi, Benjamin Demott, James Dickey, Herbert Gold, John Hollander, Norman Podhoretz y John Updike), destacaron que el nuevo estilo de vida que preconizaban los beats amenazaba la cultura establecida en la era Eisenhower y atentaban contra los valores familiares.
…..Kenneth Rexroth, que se guiaba por la consigna: «Frente a la ruina del mundo, tenemos una sola defensa: el acto creativo», en un ensayo publicado en 1957₄, antes de la edición de Aullido y En el Camino, caracteriza la actitud de los Beats como lo opuesto a una rebelión, consideró que ellos encarnaban una decisiva renuncia o retirada de la sociedad y de lo establecido, y de la línea académica, sostiene, que regía entonces la creación y la crítica literaria; cuyas ideas se alimentaban en ciertos prejuicios y en el aserto de que el tiempo de la experimentación había finalizado.
…..En 1958 Herb Caen, columnista del diario San Francisco Chronicle los denominó beatniks —contracción de beat y Sputnik, el satélite soviético—, cuyo arquetipo sería el hombre de barba candado, que usaba boina, se vestía con vaqueros y poleras negras, anteojos oscuros, pelo largo, tocaba los bongos y fumaba marihuana; y las muchachas usaban ropas ajustadas, leotardos, y se enamoraban de músicos de jazz negros. La moda beatnik hizo furor pero poco tenía que ver con el comportamiento social, la vestimenta, el trabajo, los deseos y aspiraciones de los beats; al contrario la creación de este estereotipo fue utilizada para denostarlos, presentarlos como jóvenes furiosos y delincuentes juveniles. En la Convención del Partido Republicano (1960), J.Edgar Hoover declaró que los males que amenazan a su país y a la cultura occidental eran: «Los comunistas, los beatniks y los intelectuales».

 

La respuesta a los conceptos negativos y la caricaturización que de ellos se hacía a través de la imposición del término beatnik podemos hallarla en Pull My Daisy₅, corto realizado en 1959; dirigido por Robert Franck y Alfred Leslie, cuyo guión fue escrito y narrado en off por Jack Kerouac₆ y la música compuesta por David Amram, quien ejecuta la tuba, toca el piano y realiza la percusión.
…..Las imágenes nos muestran una reunión, en el departamento neoyorquino de un empleado ferroviario a la que asisten sus amigos bohemios (Allen Ginsberg, Gregory Corso, David Amram, Denise Parker, Peter Orlovsky, Sally Gross y Larry Rivers, entre otros) y un obispo, representando distintos estamentos de la sociedad. Quizás lo más destacable del film, realizado en colaboración, es que traza una analogía cinemática con la prosa espontánea, y por supuesto, la autenticidad de los personajes que se muestran tal cual son.
…..En el guión también se hacen varias referencias a otros poetas: Fearing, Rexroth, Auden, Louise Bogan y Apollinaire, un reconocimiento a sus poéticas, que nos sirven como datos, pistas si se quiere, para comprender la propia poética de Kerouac.
Luego de la publicación de En el Camino (1957), Kerouac fue entrevistado por John Wingate en su programa de televisión Nightbeat (recorrida nocturna) que tenía una audiencia de 40 millones de personas. Exponiendo ciertos aspectos de la nueva sensibilidad y de la visión que compartía con otros integrantes de su generación, la popularidad que obtiene a través de esta presentación, fue uno de los hechos que aviva y agudiza las críticas de los grandes medios periodísticos y de otros escritores y periodistas de posiciones más conservadoras que atacaron a los Beats sin piedad.
…..A partir de 1959 se producirían varias películas y una serie televisiva. La telenovela radial, dirigida a amas de casa, The Romance of Helen Trent (1933-1960), incluiría en su elenco, ese año, un personaje que representaría las actitudes y el pensamiento de los Beats; interpretado éste como la antítesis del sueño americano y promotor de ideas que amenazaban a la sociedad y a la denominada ciudadanía bien pensante. La televisión haría lo propio con una serie The Many Loves of Dobie Gillies (1959-1963) en la que el amigo del personaje principal, Maynard G. Krebs, es un beatnik que lo único que le interesa es vivir sin trabajar, un vago sin remedio que se dedica a tocar los bongoes.

 

 

…..En la pantalla grande se estrenarían The Beat Generation (1959), dirigida por Charles Haas. Trata de un beatnik que es un violador serial y es perseguido por la policía y que cuando no está persiguiendo a mujeres casadas, se reúne en un bar, a tomar café expreso con un grupo de amigos.

 

…..Le sigue El falso escultor (A Bucket Full of Blood) (1959), dirigida por Roger Corman, una comedia negra, con un grado tal de absurdidad que resulta cómica. El falso escultor trabaja como mozo en el café The Yellow Door (La puerta amarilla) donde concurren poetas Beat. Luego de escuchar a uno de ellos leer sus poemas, cuando regresa a su domicilio después del trabajo, se inspira en las palabras del poeta e intenta hacer una escultura de un rostro femenino. Mientras está trabajando la arcilla es interrumpido por los maullidos del gato de la encargada del edificio. El pobre animal, no se sabe bien por qué, ha quedado aprisionado dentro de una pared. El escultor intenta liberarlo picando la pared con un cuchillo y accidentalmente lo mata. No sabiendo qué hacer, decide cubrirlo de arcilla, dejando incluso el cuchillo clavado en su cuerpo. Transformando al gato muerto en una escultura, algo así, como un ready made. Esta escultura será expuesta en el café logrando el respeto de los poetas Beat. Posteriormente una muchacha en el café le entrega una dosis de heroína y un policía encubierto que estaba allí, dedicado a espiar a los que concurrían al establecimiento, lo persigue hasta su casa e intenta arrestarlo. El falso escultor se resiste y en la lucha lo golpea en la cabeza con una sartén y lo mata. No sabiendo cómo disponer del cadáver lo cubre con arcilla. Titulará esta obra ‘Hombre Asesinado’, que lo convertirá en un artista respetado y celebrado por los poetas Beat del café. Corolario: para continuar produciendo esculturas continuará asesinando y, cuando finalmente es descubierto, se suicida. Es difícil imaginar qué se propuso Corman, quizás otra película de horror bordeando los límites de lo bizarro. Sin embargo, podemos inferir que consciente o no, el director, nos revela sus apreciaciones acerca de algo que considera inexistente, el rigor crítico de los poetas Beats y un estado de confusión ante la realidad.

 


…..Gene Fowler Jr., fue editor de destacados directores, entre ellos, Fritz Lang, Samuel Fuller y John Cassavetes y como director estuvo al frente de casi cien producciones para cine y televisión. La mayoría de sus trabajos se encuadran en la categoría B, cine comercial de bajo presupuesto. En 1959 estrenó The Rebel Set. En el afiche de presentación se señalaba que esta película se internaba en la jungla del mundo de los beatniks. Una historia simple en la que el propietario de un café contrata a tres beatniks para robar un camión de caudales. Luego del asalto que sale bien, comienzan a traicionarse entre ellos, llegando al asesinato para apoderarse del botín. Su estridente mensaje, los intelectuales son profundamente corruptos y no son dignos de confianza.

 


…..La novela de Jack Kerouac; Los subterráneos (1958) fue llevada al cine con el mismo título en 1960, por el director Ranal MacDougall. Un producto superficial, cursi, centrada en las poco convencionales relaciones amorosas de los protagonistas. Lo más curioso de este bodrio es que la joven identificada en la novela como Mardou que era afroamericana es interpretada por Leslie Caron una mujer blanca; lo que nos recuerda que en los estados donde se ejercía férreamente la segregación racial, estaban prohibidas las relaciones interraciales. Joseph McCarthy, había muerto en 1957, sin embargo sus políticas represivas gozaban de buena salud y eran ejercidas encubiertamente por J. Edgar Hoover director del FBI, otras instituciones y la prensa conservadora. En Hollywood no fueron ajenos a este fenómeno, en muchos casos por propia voluntad, en otras por temor. De allí el estilo sensacionalista de llevar a las pantallas lo beatnik y relacionarlo con los Beats, cuyas estéticas ya preanunciaban una profunda transformación cultural. El de Kerouac es el caso más extraño de todos ellos, pues en el fondo de su ser era un conservador reaccionario, sin embargo fue uno de los que con más tesón desarrolló el instrumento que les permitió influenciar a la sociedad: el lenguaje y sus usos. Asimismo a través del Jazz rescata la cultura afroamericana. Su prosa y fundamentalmente su poesía, exhala el pausado ritmo, la música profunda, arrastrada de los blues; el prolongado fraseo de los jam sessions y la brutal velocidad de las autopistas. Esta es su influencia trascendente, tanto para los Beats como para la lengua inglesa.
…..La década de los 60 sería una de gran conflictividad y violencia en los Estados Unidos, marcada por los magnicidios de Jack Kennedy (1963), Martin Luther King (1968) y Bobbie Kennedy (1968). En esos años se inician distintos movimientos sociales y culturales. Entran en escena Los Panteras Negras, el hipismo, el flower power, el movimiento de oposición a la guerra de Vietnam. Asimismo se afianza el movimiento por los derechos civiles que origina la gran marcha sobre Washington (1963), que motiva, en más de un sentido la aprobación de la Ley de los Derechos Civiles (1964).El Festival de Woodstock (1969) puede considerarse el epílogo de esos años. Aunque no el fin de la violencia, ni de los enfrentamientos culturales que se viven en el país.

 

…..Una película que funciona como una intensa metáfora de esa época y que de alguna manera podríamos asociar a la contracultura personificada por los Beats es Busco mi destino- Easy Rider (1969), dirigida por Dennis Hopper y cuyos protagonistas centrales fueron Dennis Hopper, Peter Fonda y Jack Nicholson, que como recordaran no tiene final feliz, ya que en distintas circunstancias, los protagonistas mueren. Además de las tensiones y enfrentamientos de distintos sectores sociales, puede ser considerada también, en sentido figurado, como el nacimiento y muerte del movimiento hippie. Todo en una sola película.

 

…..En las décadas siguientes se realizaron algunos documentales, principalmente de entrevistas y algunos cortos, sobre la obra de los beats. Recién en 1980 la industria del cine se interesaría nuevamente por el fenómeno beat, John Byrum estrenó con escaso éxito de taquilla Generación Perdida (Heart Beat). Sus protagonistas principales son Nick Nolte, Sissy Spacek y John Heard. Este drama romántico se basa en la autobiografía de la esposa de Neil Carolyn Cassady y es un racconto insípido del triángulo amoroso que supuestamente protagonizaron.

 

…..En 1991, David Cronemberg estrena Almuerzo desnudo adaptación libre de la novela de mismo título de William Burroughs, un libro realmente inadaptable para llevar a la pantalla. No obstante el director intercalando distintos aspectos biográficos y experiencias de vida del autor con partes de la novela logra una película que con los años se ha convertido en un clásico. Aunque es difícil establecer cuáles son sus relaciones estéticas con el mundo Beat.
…..Stephen Kay, en 1997, dirige La última vez que me suicidé (The Last Time I Committed Suicide). Cuyo guión se basa en un fragmento de la carta enviada por Neal Cassady a Kerouac, en la que narra sus relaciones con su novia Joan Anderson quien intentó quitarse la vida. La carta original, ahora conocida como La carta de Joan Anderson, contenía 13000 palabras, la mayor parte de ella se ha perdido, solo se recuperaron algunas páginas que fueron publicadas en 1971 en The First Third, (1971, El Primer Tercio). Este film no tuvo una buena acogida, el director fue acusado de tratar de un modo degradante a las mujeres y Lawrence Ferlinghetti opinó públicamente que Neal Cassady fue presentado como un personaje, respetable, prolijo, convencional, no creíble.
…..En el año 2000 se conoció Beat, dirigida por Gary Walkow e interpretada en los papeles principales por Courtney Love —Joan Vollmer— y Kiefer Sutherland —William Burroughs—. El guión que muestra varias debilidades e inexactitudes se centra en la relación de la pareja y en la muerte accidental de ella cuando Burroughs le propone un juego, que se coloque un vaso sobre la cabeza que él a lo Guillermo Tell se lo quitaría con un tiro de su pistola. Ella accede. Sin embargo la puntería le falla y su esposa termina muerta de un tiro en la cabeza.
…..Starving Histerical Naked (2003) (Muertos de hambre histéricos desnudos), dirigida por Michael Bockman. El título es de un verso del poema Aullido de Allen Ginsberg. Billy Zane personifica a Kerouac. En el Café The Hungry Eye (El ojo hambriento) lee ante la audiencia un texto, lo hace con un tono de voz y ritmo totalmente ajeno al estilo de Kerouac. Lo único destacable es la música de un grupo de Jazz que lo acompaña. La historia que pretende recordar las relaciones interpersonales de los beats es irrelevante y los actores jóvenes que la interpretan poco profesionales.
…..Beat Angel (2004) Dirigida por Randy Allred. Vincent Balestri encarna a Kerouac, cuyo espíritu angélico regresa luego de treinta años a la tierra para cambiarle la vida a un escritor. David Amram escribió que esta película es realmente espontánea. Los actores son tan naturales como los personajes de Kerouac y la escena más interesante es cuando Balestri en un largo monólogo explica y define mediante ejemplos el proceso de la prosa y la poética de Kerouac. No la he podido ver pero como podemos confiar en las opiniones de Amram habrá que bajarla.

 

…..En los últimos años se filmarían, Neal Cassady (2007), dirigida por Noah Buschel sobre Cassady con su alter ego Dean Moriarty en la ficción de Kerouac, particularmente en la novela En el Camino y de sus experiencias junto a Ken Kesey y The Merry Pranksters (Los alegres bromistas). Howl (Aullido, 2010) Dirigida por Rob Epstein y Jeffrey Friedman. En la que se dramatiza el juicio por obscenidad al libro de Ginsberg, que le inician las autoridades a Lawrence Ferlinghetti y Shigegoshi Murao responsables de su publicación y presenta una versión animada del poema —bastante aburrida y convencional. James Franco interpreta sin mayor trascendencia a Ginsberg. En 2012 se estrena On the Road (2012), dirigida por Walter Salles, presentada con bombos y platillos y que no satisface las expectativas que teníamos los lectores de la novela y al año siguiente Amores asesinos (Kill your Darlings). Dirigida por John Krosidas que se basa en la muerte de un homosexual que persigue a un joven. Es la historia de Lucien Carr que asesina a David Kammerer. Tiene poco que ver con el universo estético de los Beats. Un producto para las páginas policiales.

 

…..Finalmente en 2013 Michael Polish realiza Big Sur. Basado en la crónica novelada del libro de mismo título, escrito a partir de su estadía, en el verano de 1960, en la cabaña de Lawrence Ferlinghetti en Big Sur, California. Donde corrigió y preparó para City Lights su Libro de los sueños (Book of Dreams, 1961). Textos realmente importantes escritos entre 1952-1960 pues en él se hallan las semillas que germinarán en novelas y poemas. Polish narra en este film el gran quiebre de Kerouac debido a su alcoholismo, mientras una voz en off lee fragmentos de la obra de Kerouac. Es en esos días que Kerouac escribe, quizás, el más importante de sus poemas Sea (Océano)₇, casi un diálogo con los sonidos y movimiento de las aguas. La fotografía es excepcional. No obstante la figura de Kerouac está algo desdibujada.
…..Tenemos entonces dos épocas bien diferenciadas en lo que concierne a películas que de un modo u otro dan cuenta o hacen referencia a la vida, circunstancias y obra de estos escritores. La primera (1959-1969) y la posterior que se desarrolla a partir de los años 80 y llega hasta 2013. Aquellas primeras películas destacaban el estereotipo creado por los medios y las condiciones negativas que lo caracterizaban. En realidad consideraban que este sujeto social, el beatnik, encarnaba para la sociedad norteamericana un grave peligro, la erosión de sus valores.
…..La etapa ulterior que llega hasta nuestros días se ha distinguido por directores que han puesto su foco en los aspectos menos relevantes de los actores fundamentales del fenómeno Beat. No han logrado expresar en imágenes, o no se han preocupado, quizás no llegan a percibir la significación de sus poéticas y el alcance que estas tienen, aún hoy, en el mundo contemporáneo. Tampoco sus producciones sintetizan sus logros en la transformación de la cultura y las relaciones interpersonales a partir de la segunda mitad del siglo XX. A mediados de la década de los sesenta, a pesar de que sus textos no eran considerados por los profesores en las aulas, ellos ya habían invadido los ‘campus’ universitarios relacionándose directamente con los estudiantes, transmitiéndoles sus impresiones y su visión acerca de la realidad, influenciando y proporcionando contenido a los movimientos juveniles.
…..En estos años en los Estados Unidos, definidos por varios sociólogos como los tiempos en los que se desarrolló una importante revolución cultural, una época en la que se profanaron valores establecidos y existieron tensiones sociales extremas y estallidos de violencia, estos poetas que comprendieron el agotamiento de las vanguardias leyeron los signos de los tiempos de manera personal, renovando e impulsando la imaginación, creando una nueva sensibilidad, en definitiva, una contracultura.
…..Allen Ginsberg, quién destaca que él no se había propuesto realizar una revolución, opinión a la que se puede adscribir todo el grupo, en su ‘Retrospectiva sobre la Generación Beat’, incluida en su prólogo a Pomes all Sizes (Poemas de todo tamaño)₈ de Jack Kerouac, a quién consideraba una de sus grandes influencias, relata:

«Que la cualidad de mayor pureza en Kerouac era su comprensión de que la vida es realmente un sueño («un sueño que ya ha finalizado», escribió) pero también real, ambas cosas real y un sueño, a un mismo tiempo —una visión profunda que cortaba a través de los obstáculos del intelecto artificial, el extremismo, el pensamiento autoritario, la «renovada racionalidad para ejercer el rencor», cortaba a través de la vanidad básica, el resentimiento, y la equivocada terquedad que contaminó a la mayoría de los movimientos políticos y literarios durante el siglo XX.» [..] Esta comprensión del sueño y del universo tal cual es permeó en distintos niveles la inteligencia espiritual de todos los escritores Beat. [..] La comprensión básica metafísica de la naturaleza eterna del sueño, más o menos percibida con claridad por los autores Beat, cada cual siguiendo su propio temperamento individual, este fue el terreno común que salvó su trabajo esencial del paso del tiempo».

…..He aquí en las palabras de Ginsberg, el nudo de la cuestión, a partir del pensamiento de Kerouac quien sostenía «si es posible escriba sin apelar a la conciencia en un semitrance («como la tardía escritura en trance de Yeats…»). Clave en su inclinación hacia la espontaneidad en el acto de escribir; que es asimismo una crítica a la racionalidad tecnocrática, siendo, según él, el tiempo la esencia en la pureza del Lenguaje.
…..Los beats conforman ese grupo de escritores que en la producción literaria de su época interpretan la voz, el ritmo de los nuevos tiempos, transformando su sensibilidad. Sus poéticas influenciaron al movimiento hippie y el flower power, acompañaron al Movimiento de los derechos civiles, apoyaron a las organizaciones defensoras del medio ambiente y la libertad de expresión. Las minorías étnicas, sexuales y religiosas hallaron en ellos una voz solidaria, dispuesta a hacer del compromiso una razón de vida. Contemplaron al mundo con una mirada distinta. A partir de sus lecturas de textos pertenecientes a la tradición budista, su confianza en la interacción de distintas concepciones religiosas, el reconocimiento de la cultura indígena y afroamericana, del Jazz y el Blues desarrollaron una nueva conciencia espiritual. Cultivaron en sus discursos distintos grados de diversidad estética, construyeron estilos propios, reconocibles. No obstante, entendieron que las tendencias estéticas, como las lenguas o las poéticas, no se imponen unas a otras; se traducen, se integran, realizan préstamos, y en este contexto recrean la significación de la palabra.
…..Todas estas características están ausentes de las películas que se ocuparon de los beats. Si bien se entiende la dificultad existente para llevar un discurso literario al campo de las imágenes, no siempre esta tarea es sencilla; se les podría haber exigido a los responsables de estos filmes y a los que en el futuro intenten aventurarse en llevar al cine el fenómeno beat una atenta lectura, sin preconceptos, de sus obras y no basarse en anécdotas triviales.
…..François Jost, sostiene que «si se tratara tan solo de identificar la banalidad cinematográfica, correríamos el riesgo de encontrarla en todas partes» sin embargo agrega «el cine es en verdad otra cosa que una simple mostración de la realidad. Durante décadas, montones de películas supieron luchar contra esta banalidad casi ontológica con relatos más o menos complejos».
…..No obstante, debemos comprender la existencia de ciertas tendencias culturales que intentan dirigir la creación artística, como la que establece las nuevas leyes de conducta del puritanismo de lo políticamente correcto norteamericano, que ha causado estragos en la imaginación colectiva y que ha llegado con inusual energía a nuestras costas. Movimiento cultural cuyos intereses han mudado de la clase trabajadora, en tanto sujeto histórico, hacia las minorías; de la contradicción principal, a las contradicciones secundarias y estas se han convertido en el único centro de sus desvelos. Pecado o falta al sentido común que no cometieron los beats, que tuvieron presentes a las minorías entre sus preocupaciones, pero para ellos el hombre sería siempre la medida de todas las cosas.

De Pull My Daisy y otras experimentaciones. La generación beat y el cine.
Coordinador Matías Carnevale. Alción Editora, 2022.

 

Notas:

1 Utilidad de la poesía, These Are My Rivers (New & Selected Poems, New Directions, New York, 1993.

2 The Birth of the Beat Generation, Steven Watson, Pantheon Books, New York, 1998.

3 Jack Kerouac, Collected Poems, Library of America ,New York, 2012.

4 Disengagement: The Art Of the Beat Generation, New World Writing, N° 11, 1957. Reproducido enThe Beat Generation and the Angry Young Men, eds. Gene Feldman y Max artenberg, Dell, Nueva York, 1959.

5 Título del poema, escrito en colaboración por Allen Ginsberg, Jack Kerouac y Neal Cassady, incluido en Scattered Poems, Jack Kerouac, City Lights Books, San Francisco, 1971.

6 Basado en la obra teatral de Jack Kerouac, Beat Generation, 1957, adaptación para la escena de su novela En el Camino.

7 Jack Kerouac, Collected Poems, ed. Marilène Phipps-Kettewell, Library of America, New York, 2012.

8 Jack Kerouac, Pomes All Sizes, City Lights Books, San Francisco, 1992.

9 François Jost, El culto de lo banal, traducción Agustina Pérez Rial, Libraria, Buenos Aires, 2012.

 

 

Esteban Moore (Buenos Aires, 1952) Poeta, traductor y ensayista. Sus últimos títulos publicados por Alción son: Las promesas del día y otros poemas (2019); Reunión de Extraños: Borges, Buenos Aires. El café, Jack Kerouac y otras cuestiones, ensayo (2020).

La composición que ilustra este paisaje de Abisinia fue realizada a partir de la fotografía «Ave del paraíso» del artista © Juan Sebastián

 

año 2 ǀ núm. 12 ǀ julio – agosto  2022
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , Last modified: septiembre 13, 2022

Ojos de la palabra 

Antología bilingüe Español-Griego

AUTOR

Jorge Boccanera

ISBN

978-628-01-1139-1

PRECIO COLOMBIA

COL $45.000

PRECIO ARGENTINA

Sinfonías para máquina

de escribir

Edición Homenaje

AUTOR

Darío Lemos

ISBN

978-997-88-8802-6

PRECIO COLOMBIA

COL $50.000

PRECIO ARGENTINA

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

La sal de la locura

Le Sel de la folie

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-12-7

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Carta de las mujeres de este país

Letter from the Women of this Country

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-09-7

PRECIO ARGENTINA

ARS $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La canción que me salva

The Song that Saves Me

AUTOR

Sergio Geese

ISBN

978-1-950474-03-5

PRECIO ARGENTINA

Agotado

En este asombro, en este llueve

Antología poética 1983-2016

AUTOR

Hugo Mujica

ISBN

978-1-950474-15-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El país de las palabras rotas

The Land of Broken Words

AUTOR

Juan Esteban Londoño

ISBN

978-1-950474-05-9

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Las semillas del Muntú

AUTOR

Ashanti Dinah

ISBN

978-1-950474-22-6

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

Agotado

Paracaidistas de Checoslovaquia

AUTOR

Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-1-950474-25-7

PRECIO ARGENTINA

AR $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

Este permanecer en la tierra

AUTOR

Angélica Hoyos Guzmán

 

ISBN

978-1-950474-82-0

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

La fugacidad del instante

AUTOR

Miguel Falquez-Certain

 

ISBN

978-958-52674-5-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 100,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Mudar el mundo

AUTOR

Ana Gandini

ISBN

978-987-86-6012-7

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

El guardián de la colmena

AUTOR

Leandro Frígoli

ISBN

978-987-88-0285-5

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

El diario inédito del filósofo
vienés Ludwig Wittgenstein

Le Journal Inédit Du PhilosopheViennois Ludwing Wittgenstein

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-10-3

PRECIO ARGENTINA

ARS $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Fragmentos fantásticos

AUTOR

Miguel Ángel Bustos

ISBN

978-958-52096-8-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El bostezo de la mosca azul

Antología poética 1968-2019

AUTOR

Álvaro Miranda

ISBN

978-958-52793-5-3

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Yo vengo a ofrecer mi poema

Antología de resistencia

SELECCIÓN & CURADURÍA 

Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner

y Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-958-53033-3-1

PRECIO ARGERTINA 

AR $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 80,000

El inmortal

AUTOR

John Galán Casanova

ISBN

978-95853-39439

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Las voces de la tierra

AUTOR

Yanet Vargas Muñoz

ISBN

978-958-49-3124-5

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Lo que se desvanece

AUTOR

Luis Camilo Dorado Ramírez

ISBN

978-958-53394-8-0

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Por el ojo del pincel

AUTOR

Mónica Fazzini

 

ISBN

978-987-86-5317-4

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000