Written by 12:35 am Crítica, Reseña

El libro rosado de la guerra

Silvia Siller

 

¿Reseñar un libro publicado hace casi 30 años? Abisinia Review le rinde homenaje a la Memoria y desea rescatar del pasado aquellos libros que aportaron a nuestra vida. Por este motivo, compartimos el testimonio de una lectora, Silvia Siller, en sus años de formación. Este texto es un agradecimiento a una generación de mujeres que soñó con otro presente y otro futuro.

 

 

Dedicado a todas las poetas nicaragüenses

 

ORACIÓN

En nombre del pubis
y de los senos
y de la santa mente,
crezca mujer.
YOLANDA BLANCO

 

Corría el año 1983, la guerra bipolar entre la Unión Soviética y los Estados Unidos se manifestaba en la cintura de América, como habría llamado el padre del modernismo Rubén Darío a Centroamérica, o en un “triangulito de tierra” a la manera femenina de Gioconda Belli para referirse más particularmente a Nicaragua, quizá como un pubis frondoso, como el triángulo de una Venus mestiza, como una fuente de vida y esperanza.

La guerra se vivía entonces en todas las familias nicaragüenses, dentro y fuera de Nicaragua. El servicio militar obligatorio del sandinismo contra ¨el imperialismo¨ era el pan de cada día, igual que las separaciones forzadas. Fue el año que Ernesto Cardenal, poeta, escultor, sacerdote y revolucionario, había sido regañado por Juan Pablo II por dedicarse a servir al pueblo desde la política. Pero ese es un contexto histórico que resulta generalmente irrelevante para una adolescente empezando a buscar su identidad. Con excepciones. Desde México, tras el asesinato de mi tío Gustavo Adolfo Argüello en las cárceles somocistas en 1978, la guerra también tuvo secuelas en mi entorno. Mi madre se había convertido en la Cónsul de la Nicaragua revolucionaria de entonces en México, y esos años ochenteros era otra mujer luchando por un sueño revolucionario mientras yo empezaba mi adolescencia. Y ahí me estalla la poesía como el astro de una hormona.

Fue ahí que me llegó la poesía y que culminó en forma de un libro rosa, no era la canción de Edith Piaf ¨La vie en rose¨, sino ¨La poesía del libro rosa.¨ Me llegó como una descarga explosiva de significantes por descifrar. En esa transición hormonal, donde no era ni niña, ni hembra, ni mujer, el libro rosado que leí después me trajo los déjà vus de los ochentas. Verlo como si fuera una muñeca, en otras palabras no como algo prohibido, sino como algo accesible, con un color llamativo a una niña que todavía se avergonzaba de empezar a tener busto.

La antología fue compilada por Daisy Zamora y titulada ¨La mujer nicaragüense en la poesía¨ publicada por Editorial Nueva Nicaragua en febrero de 1992. La antología venía dedicada a mi madre por la poeta Vidaluz Meneses (con fecha del año 83), con dos poemas a ella de solidaridad revolucionaria y de mujer a mujer. Nos la había traído mi tía Flor Hurtado cuya hermana Isolda Hurtado, es también una gran poeta nicaragüense así como su esposo Fernando Silva y por supuesto, el padre de él con el mismo nombre, reconocido por ser uno de los más grandes poetas nicaragüenses quien versifica la idiosincrasia cotidiana del nicaragüense fielmente. El merecería un artículo aparte.

Pero pocos saben que ese libro rosa movió todas las notas de mi pentagrama poético de una manera distinta a lo que estaba acostumbrada. De niña, en el colegio aprendíamos casi como coros poemas de poetas mexicanos, contemporáneos de Rubén Darío como Amado Nervo, Manuel Acuña, Gutiérrez Nájera, con esa poesía modernista que se sentía ajena, extraña y llena de ornamentos de otra época. También íbamos a concursos de declamación al Colegio México donde estudiaba mi hermano y se declamaban generalmente poemas desgarradores y de rimas extenuantes con impresionantes ¨deliveries¨ de niños estudiando su papel de declamadores entrenados por sus padres y maestros.

Pero el libro rosa era distinto, desde su portada, transgresor desde el diseño que cruzaba palabras, donde destacaba mujer y poesía. La calidad era también revolucionaria, digamos de ahorrar recursos, o bien accesible, lo cierto es que estaba allí para ser devorado por mí. Hablaba de lo que siente una mujer al crecer, cuando se enamora, hablaba de la guerra como cotidianidad donde había mujeres guerrilleras, hablaba de muerte, hablaba de menstruación y de erotismo. Temas vedados en una escuela de monjas a la que pertenecía, hablaba de recorrer cuerpos de hombres, de sentir placer y de paralelismos de guerra y sexo.

Pude apreciar palabras y versos donde refugiarme, escondites de resonancias magnéticas, ecos y preguntas y también la llegada pura de la contemplación de la poesía por sus versos, el suspenso, el contraste, la sorpresa. No me queda duda que el libro rosa en mis manos fue el abono para la semilla poética que fui desarrollando a través de los años. Bien dicen que uno nunca sabe para quien trabaja.

Hoy mi recuento resulta un homenaje a todas las poetas nicaragüenses más allá de esta Antología quienes me encendieron ese grifo de palabras que bailan, esa antorcha desde el cráter de un volcán nicaragüense, incluyendo a una poeta que a propósito excluyo, pues traicionó a la mujer, a la poesía y a Nicaragua, por aferrarse a la locura del poder.

He aquí los botones del muestrario de poesía de esta Antología de épocas revolucionarias que refleja mis albores del despertar en la poesía, descifrar la guerra y la naturaleza de ser mujer.

 

 

Preparación para la magia

Hojas de yerbabuena
y limonarias
crema de almendras
y té de manzanillas
verduras frescas
eliminada la carne
para que el cuerpo limpio
y purificado sea un cervatillo
ágil e inocente
y como el vidrio
pura alma delicada transparente
vibre como un arpa al toque suave
de tu tacto, para que como violín
o guitarra se tense la columna
los pechos más erguidos que nunca
piernas de potranca listas
para el vuelo, avión o pájaro
y el de los pies inconmovible
y todos los latidos al unísono
ahora que regreses.

Gloria Gabuardi, 1945

 

 

El vendedor de cocos

De la fila de acacias junto al adoquinado
El hombre siempre escoge la misma sombra.

Cada día es el rito vaciar el carretón,
separar los cocos, y al filo del machete
ir pelando cada coco hasta dejar
la blanca esfera de carne descubierta.
La mujer los ofrece de dos en dos o tres en cada brazo,
sorteando buses,
saltando entre motocicletas y taxis;
pendiente del semáforo
para pegar carrera a recoger más cocos.
Desde lejos, la blancura de los cocos brilla
como los cráneos de los setenta y cinco niños mískitos
muertos por la guardia somocista en Ayapal:

WAN LUHPIA AL KRA NANI BA TI KAIA SA
(MUERTE A LOS ASESINOS DE NUESTROS HIJOS)
gritaban sus madres.

Los hijos del vendedor de cocos
desayunan un coco en la mañana
y almuerzan un coco a medio día
bajo la acacia circundada de cáscaras.

TAWAN ASLA TAKS, TAWAN ASLA TAKS,
(pueblo únete, pueblo únete)
gritaban las madres.

BAILA WALA WINA, BALAYA APIA
BAILA WALA WINA, BALAYA APIA
BAILA WALA WINA, BALAYA APIA

(DEL OTRO LADO, NO PASARÁN).

Daisy Zamora, 1950

 

 

Yo amanezco persiguiendo un canto

El día se tiene que resolver
y yo amanezco persiguiendo un canto.
La humedad de hoy no me sugiere
precisamente ¨Dry Cleaning¨.
La grama no clama por su corte periódico
sino por mis pies hundidos en ella.

El patio me llama en el mango enano,
en la caña, en el plátano,
y en el incipiente heliotropo
que ya asoma.

Hoy no será el lienzo
en los vidrios empolvados
sino la promesa de liberación
que es una ventana.

Un avión atraviesa las nubes
con la vertiginosa potencia de su máquina,
pero ya antes los pájaros
tomaron posesión del cielo.

No escucharé la radio que me recuerda
el tiempo de los relojes,
haré mi día sin horas
porque hay que resolverlo todo
y he salido temprano en busca de un canto.

Vidaluz Meneses, 1944

 

 

Huelga

Quiero una huelga donde vayamos todos.
Una huelga de brazos, de piernas, de cabellos,
una huelga naciendo en cada cuerpo.
Quiero una huelga
de tiendas, de choferes
de palomas, de flores
de técnicos, de obreros
de niños de mujeres.
Quiero una huelga grande,
que hasta al amor alcance.
Una huelga donde todo se detenga,
el reloj el plantel los colegios
las fábricas el bus la carretera
los comercios los puertos.
Una huelga de ojos, de manos y de besos.
Una huelga donde respirar no sea permitido,
una huelga donde nazca el silencio
para oír los pasos
del tirano que se marcha.

 

 

Áspera textura del viento

Nacida de la selva me tomaste
arisca yegua para estribos y albardas.

Durante muchas noches
nada se oyó
sino el chasquido del látigo
el rumor del forcejeo
las maldiciones
y el roce de los cuerpos
midiéndose la fuerza en el espacio.

Cabalgamos por días sin parar
desbocados corceles del amor
dando y quitando,
riendo y llorando
el tiempo de la doma
el celo de los tigres
No pudimos con la áspera textura de los vientos.
Nos rendimos ante el cansancio
a pocos metros de la pradera
donde hubiéramos realizado
todos nuestros encendidos sueños.

Gioconda Belli, 1948

 

Como la tormenta, amor, como la tormenta

Como la tormenta, amor, como la tormenta.
Como el rayo, quemante, como el rayo.
Como la lluvia, como los robles ante la lluvia.
Como las flores, amor, como las flores.
Como el madero que retoña en los cercos.
Como quien despierta a medianoche gritando un nombre
y oye que ese nombre le responde.
Como quien toma unas manos tendidas desde siempre.

Como un niño ciego
que busca su juguete preferido.
Como un cauce que se llena a la llegada del invierno.
Como una mujer ama a su hombre
así, amor, te he querido.

Y ahora,
ante mi dolor y tu cólera
ante tu imagen y mi deseo,
ante tu ausencia,
como la tormenta, amor,
así te quiero.

Michèle Najilis, 1946

 

 

Silvia Siller es poeta mexicana y actualmente profesora de poesía hispanoamericana y español en Lehman College, de la U. Pública de Nueva York. Tiene maestría en Relaciones Internacionales de Columbia University de Nueva York, maestría en francés y cursó un diplomado en Literatura Contemporánea en México. Fue finalista del concurso de poesía Entreversos (2017) de la Fundación Mar Azul en Venezuela con su poemario Los 4 brazos de Shiva publicado por Nueva York Poetry Press bajo el título Danza de cuatro brazos. También baila flamenco y ha escrito obras de teatro-flamenco con poesía. Su trabajo poético acompañó la exposición Man(o)rar de Luciana Corres en el Museo Franz Mayer (2018) y en el Museo Textil de Oaxaca (2017).

La composición que ilustra este post fue realizada a partir de una ilustración del artista Keika Hasegawa

 

año 1 ǀ núm. 2 ǀ noviembre – diciembre 2020
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , Last modified: noviembre 29, 2020
Cerrar

Yo vengo a ofrecer mi poema

Antología de resistencia

SELECCIÓN & CURADURÍA 

Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner

y Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-958-53033-3-1

PRECIO ARGERTINA 

AR 2,500

PRECIO COLOMBIA

COP 80,000

El guardián de la colmena

AUTOR

Leandro Frígoli

ISBN

978-987-88-0285-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

Lo que se desvanece

AUTOR

Luis Camilo Dorado Ramírez

ISBN

978-958-53394-8-0

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

La fugacidad del instante

AUTOR

Miguel Falquez-Certain

 

ISBN

978-958-52674-5-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 100,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La sal de la locura

Le Sel de la folie

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-12-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Carta de las mujeres de este país

Letter from the Women of this Country

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-09-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La canción que me salva

The Song that Saves Me

AUTOR

Sergio Geese

ISBN

978-1-950474-03-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO AMAZON

USD 14.95

 

En este asombro, en este llueve

Antología poética 1983-2016

AUTOR

Hugo Mujica

ISBN

978-1-950474-15-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El país de las palabras rotas

The Land of Broken Words

AUTOR

Juan Esteban Londoño

ISBN

978-1-950474-05-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

USD 14.95

 

Las semillas del Muntú

AUTOR

Ashanti Dinah

ISBN

978-1-950474-22-6

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

USD 24.07

Paracaidistas de Checoslovaquia

AUTOR

Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-1-950474-25-7

PRECIO ARGENTINA

AR 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

Este permanecer en la tierra

AUTOR

Angélica Hoyos Guzmán

 

ISBN

978-1-950474-82-0

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

USD 24.07

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Mudar el mundo

AUTOR

Ana Gandini

ISBN

978-987-86-6012-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

El diario inédito del filósofo
vienés Ludwig Wittgenstein

Le Journal Inédit Du PhilosopheViennois Ludwing Wittgenstein

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-10-3

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Fragmentos fantásticos

AUTOR

Miguel Ángel Bustos

ISBN

978-958-52096-8-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El bostezo de la mosca azul

Antología poética 1968-2019

AUTOR

Álvaro Miranda

ISBN

978-958-52793-5-3

PRECIO ARGENTINA

AR 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El inmortal

AUTOR

John Galán Casanova

ISBN

978-95853-39439

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Las voces de la tierra

AUTOR

Yanet Vargas Muñoz

ISBN

978-958-49-3124-5

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000