Written by 3:44 am Crónica, Narrativa

Omar Alfanno: «La inconformidad ha sido mi gran escuela»

David Lara Ramos

 

Omar Alfanno es un compositor panameño, reconocido por ser el autor del tema El gran varón, una crónica, inspirada en hechos reales, producida por el trombonista Willie Colón. En este texto, Alfanno le cuenta a nuestro editor de crónicas las raíces de su creación, sus formas de componer y cómo la palabra, la literatura, las letras de otras composiciones han enriquecido su obra musical, que es parte de la banda sonora de América Latina.

 

 

El único profesor de guitarra que Omar Alfanno tuvo en su vida fue Francisco Hernández. «Era un tipo duro, de manos ajadas y dedos recios», —dice para describirlo—.
…..Una tarde, iba retrasado para su acostumbrada clase, tendría 12 años. Cuando llegó a la cuadra donde vivía el viejo Francisco, vio una aglomeración en la puerta principal, pensó en una fiesta o alguna velada con boleros, detuvo su andar y esperó en la esquina. Por los comentarios de la gente que pasaba se enteró del porqué de la aglomeración. Su profesor había muerto.
…..Omar Olfanno apretó su guitarra y volvió sobre sus pasos, mientras lo recordaba: «Yo tenía una guitarrita barata, cada cuerda era como una cuchilla de afeitar, el maestro Francisco me cogía los dedos; me los apretaba sobre las cuerdas, me decía: Así es como debe sonar este acorde. Llegó un momento en que comencé a agarrarle como rabiecita. Cuando me salieron callitos y mis dedos se pusieron fuertes, fue diferente, el maestro comenzó a enseñarme arpegios, acordes de paso. Enseñaba con la forma de los boleros viejos. Exigía puntualidad, disciplina, estudio, entrega, eso me marcó y lo sigo teniendo en cuenta».
…..Aquella guitarra de cuerdas filosas había sido un regalo de su madre, Gloria Velásquez. «Resulta que ella vendía unos productos para el hogar y allí le dieron un regalo, tenía la posibilidad de escoger entre una guitarra, un radio o una batería de cocina. Héctor, mi hermano, quería el radio. Para llevarle la contraria, pedí la guitarra. Mi mamá, optó por echar una moneda al aire, y gané».
…..Si se hubiera ganado la batería de cocina, Omar Alfanno habría sido un gran chef, administrador de una cadena de restaurantes o una autoridad en cocina experimental. Si se hubiera ganado el radio, habría sido periodista, locutor, comentarista de béisbol o director de una emisora. Es lo que él mismo afirma sobre su deseo y pasión. Ganó la guitarra y una fiebre crónica hizo de esa cercanía una obsesión. En las calles de su barrio comenzó a rasgar la guitarra, armó los primeros acordes, afianzó el punteo, y dominó su primera escala hasta que siguió, por un año, las clases con su maestro Francisco Hernández.
…..Proviene de Santiago de Veraguas, pero si se le insiste en sus orígenes aclara que viene de la calle Hawai, cuyo nombre se lo puso su padre: «En aquel entonces pocos tenían televisión en casa, te estoy hablando de los años setenta. Mi papá hacía una mesa con una tabla y unos ladrillos de soporte, ahí ponía un televisor, en plena calle. El programa era pura sintonía, se llamaba Hawai 5.0, de unos detectives tremendos, y mi papá le puso a esa calle Hawai, de ahí, en realidad, es de donde yo vengo».
…..Llevamos unos ocho minutos de diálogo y Omar Alfanno ha repetido la palabra calle cuatro veces; barrio, dos. Siente que las historias de esa calle marcaron su sensibilidad: «El barrio es lo natural, todos tienen las mismas condiciones que tú. No había presunción de nada. Cuando ibas a la playa, lo que importaba era quién nadaba más, quién corría más, quién hacía cualquier deporte y quién era mejor que otro. Esas eran las formas de la competencia, nadie competía por cosas materiales ni nadie tenía más cosas que otro, había diferencias claro, pero los ideales, la vida en sí misma era similar, íbamos al río, a coger pajaritos, andaba metido en un viaje silvestre, feliz, sin afanes». Así fue como Omar Alfanno construyó un universo narrativo que vertió en su primera producción Cosas de barrio, callejón y esquina, LP publicado en 1987.
…..Un año antes, con la sensibilidad del cronista, Omar Alfanno había escrito El gran varón que grabó Willie Colón, en el álbum Top Secret poniéndolo, desde entonces, en la escena de los grandes compositores de la música salsa y, en especial, de la salsa romántica: «Entiendo que hay esos rótulos, pero mira, yo comencé a componer desde que aprendí los primeros acordes en la guitarra, tendría 12 años. Mi amor por la música viene desde niño, de mi abuelo Carmelo que tocaba el piano de maravilla, era italiano, había estudiado en la academia, tocaba mucha música europea, me encantaba. Otro hecho es que en mi casa se escuchaba radio a toda hora. Los grandes boleristas, música de Centroamérica, Brasil, Argentina, Colombia. Irónicamente, la música salsa no fue para mí una gran influencia cuando niño, fue un gran impacto cuando me encontré con la Fania y sus estrellas, años después, fue una revelación de matices, pero cuando eso pasó, yo tenía una fonoteca diversa en mi cabeza».
…..De aquellos momentos en casa, tiene hoy presente el más grande consejo que haya recibido en su vida: «Una tarde, mientras mi abuelo Carmelo estaba en el piano y yo lo escuchaba, me dijo: Mira mijo, uno tiene en la vida dos llaves para abrirse paso en el mundo, una es la música, y la segunda, estudiar y ejercer una carrera y siguió tocando como si no hubiera dicho nada».
…..En 1973, con solo 16 años, Omar Alfanno ganó un concurso en su barrio para grabar una composición, estaba emocionado, pero fue algo que jamás se materializó. Se desilusionó de la música, y comenzó a pensar en una carrera, tras esa otra llave, como decía su abuelo Carmelo, porque la música le acababa de dar un portazo en la cara.
…..Comenzó su carrera de odontología y, en medio de la pugna entre los libros de anatomía y nuevos arpegios de guitarra, perdió el semestre. Su tío Miguel, lo animó entonces para que optara por una beca de cirujano dentista en la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.
…..«Eso fue en 1977, imagínate, llegar a una ciudad con una guitarrita, con unos cuantos trapos, sin conocer a nadie, un individuo más de los veinte millones que caminan en la calle con sus historias, ¡waooo!, a mí me daban ganas de llamar a mi casa y decirle a mi mamá que me mandara un boleto de vuelta. Terminé odontología en 1982, seguía con mi cabanga, como decimos en Panamá, la nostalgia por mi barrio. Ese mismo año, estaba dando canciones a Lucerito, Yuri y Ana Gabriel. Luego hice amistad con el embajador de Panamá en México, fui con él a una grabación por el día de la Independencia de México y ahí conocí a gente de la RCA, eso me conectó con el mundo de la grabación y los estudios».
…..Al poco tiempo, se volvió artista exclusivo de RCA, firmó un buen contrato y los grandes cantantes comenzaron a buscarlo.
…..«En México encontré todas las maneras en que alguien podía ser compositor. Allá aprendí su riqueza melódica, porque cada Estado tiene su propio folclore y tiene una diversidad rítmica muy marcada, la música que tenía en la cabeza: Riccardo Cocciante, Lucio Dalla, Nino Bravo; Joan Manuel Serrat, grande, inmenso, un parte agua, un transformador. Por los lados de Cuba, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, los escuché joven. Sin embargo, cuando hice baladas, tipo italianas, fue una forma que exploré mucho. Por ejemplo, las canciones que me grabó Luis Enrique, Date un chance, o Así es la vida, son baladas, que las meten en la clave y ahí van. …..Hay una canción que se titula Bembelequá, que me grabó Celia Cruz, gran amiga, un tema dedicado a Giovanny Hidalgo, uno de los mejores percusionistas del mundo, nacido en Puerto Rico, y el otro tema es El gran varón, son baladas que terminaron en salsa. Una forma de componer que viene de lo que aprendí en casa».
…..De esos aprendizajes hay temas que Omar Alfanno entregó a grandes voces: Vivir sin ella a Gilberto Santa Rosa; Amores como el nuestro, a Jerry Rivera; Y hubo alguien, a Marc Anthony; Si la ves a Víctor Manuelle; El perdón a Rubén Blades; entre muchos otros.
…..Diversidad rítmica y melódica eso es Omar Alfanno como compositor. En más de 50 años de carrera, ha dado sus canciones a figuras como: Celia Cruz, Luis Fonsi, Thalía, Ricky Martin, Willy Colón, Rubén Blades, Farruko, Cheo Feliciano, Olga Tañón, Tony Vega, Luis Enrique, Rey Ruiz, Elvis Crespo, Pupy Santiago, Eddy Santiago, La Mafia, Pedro Fernández, Óscar de León, Tito Nieves, Charlie Zaa, Tito Rojas, Amanda Miguel, Shakira… la lista sigue. «Me dicen que tengo de todo, ahí están los artistas muy diversos, muy modestamente tengo que aclarar que me tocó aprender para sobrevivir y sostenerme en el mundo de la composición. Llega un momento en que comienzas a adentrarte en el ambiente de las compañías de discos y de los artistas.
…..«Aprendes las maneras de la flexibilidad al relacionarte con una disquera, con un cantante, hay que hacer concesiones, a veces cambiar el rumbo de lo que estás haciendo, sin que se pierda la esencia de lo que eres. También está el trabajo con los cantantes, gracias a Dios me he encontrado con artistas cero arrogantes, que agarran la canción con el mismo cariño que yo se las doy.
…..«Cuando se dan cuenta de que les estoy dando una buena canción, con mucho respeto me dicen, ‘Óyeme Omar, esta frasecita será que puedes hacer el favor de cambiarla, es que a mí se me acomoda mejor decir tal palabra’. Recuerda que el artista le va a dar voz a lo que tú escribiste y tienes que ir con ese artista de la mano. …..Nadie va a despreciar una buena canción que te puede cambiar la vida.
…..«Debo decir que no he hecho canciones, he hecho carrera como compositor y cuando comenzaron a pedirme canciones todo cambió, porque cuando te piden, tu creatividad se ve un tanto limitada, pero ahí también está tu habilidad y versatilidad. Gilberto Santa Rosa me ha grabado 16 temas; Marc Anthony, 9; Tony Rivera, 20… Cuando un cantante te graba más de cinco canciones es porque haces un trabajo magnífico y porque hay amistad, respeto y admiración».

 

 

…..«Tengo canciones que nunca se van a escuchar, son para mí. Jamás se las mandaría a Gilberto Santa Rosa o a Marc Antony o a un sello, te dirán Eso no es lo que estamos buscando porque el mercado funciona de otra manera. Tengo un tema que se llama Cajita de música, está bien guardado, es solo para mí».
…..Más allá de sus influencias musicales, o de si Omar Alfanno usa para componer la guitarra o el piano, que aprendió a tocar solo, hay un ingrediente que es parte de su ADN como autor, es el impulso que permite explorar posibilidades: «Para mí se llama inconformidad, porque no hayas estudiado una carrera de música, entonces no tienes los elementos, no, la inconformidad me ha llevado a sacar canciones que vienen ya nutridas de música y al explorar, uno va armando y haciendo acordes que no conocía. Sea en el piano o en la guitarra, el primer acorde pide otro, te pide versos y eso va fluyendo, uno detrás de otro hasta finalizar. El piano me abre más el compás musical. Eso que dicen que uno es empírico y esas cosas, no me resta en mi carrera musical o en mi forma de componer, nada de eso, al contrario, tiene su mérito, por eso digo que la inconformidad ha sido mi gran escuela».
…..Un ejemplo de esa inconformidad es su proyecto Son By Four, el cual nació de su deseo de trabajar con nuevos talentos y explorar otras maneras de hacer músicas y alejarse de esas marcas que a veces el mercado y la crítica musical lo ubican: «Son By Four fue una necesidad creativa. Tres chicos me abordaron en un estudio de grabación en Puerto Rico, y me dieron un casete, con una foto, se llamaban Dominó, Blanco y negro, algo así… Eran tres primos. Me llevé ese casete para mi casa en Miami y lo dejé arriba del piano, lo veía, seguía mi vida, hasta que un día llegó Eddy Fernández, en aquel entonces representaba en Universal a Luis Fonsi. Me preguntó por el casete y le conté de dónde lo había sacado. Le dije, precisamente esta tarde se lo voy a mandar a Sergio George, productor de salsa de NY, con él hice las canciones con Marc Antony.
…..«Eddy me dijo: Por qué no lo haces tú, llegó el momento en que debes ser el productor. Me puse a trabajar, al comienzo no me sonaba mucho, yo quería hacer algo que sonara rhythm and blues, con salsa. Entonces me fui a un pueblo de Puerto Rico que se llama Las Piedras, donde estaba Ángel López, le pedí que me hiciera el coach de las voces, llegó al estudio, estuvimos trabajando dos canciones desde la mañana hasta la noche, los muchachos estaban cansados, entonces le pedí a Ángel que grabara su voz solo como referencia y cuando puso la voz, se iluminó todo. Ahí decido el cuarto integrante, por eso Son By Four. Hice el primer disco y se vendió muy bien, luego en el segundo álbum aparece el tema A puro de dolor, un fenómeno que le dio la vuelta al mundo».
…..Por ese tema Alfanno ganó el premio de compositor del año en los premios de la revista BillBoard en 2001, entre otros reconocimientos. Por Y hubo alguien ya antes había sido galardonado con otro Billboard al que se sumó el premio Lo Nuestro, de Puerto Rico, como canción tropical del año, aparte del Grammy, en 1998, que repitió en el segmento de mejor canción tropical con Vine a buscarte, interpretada por Fonseca, en 2016.
…..«Vine a buscarte la había trabajado con Yadam González, un productor cubano talentoso que, además, es excelente compositor y canta. A Fonseca lo admiro desde sus primeras canciones, que me haya grabado fue sorpresivo, y ganarnos el Grammy fue todavía mejor.
…..«Shakira incluyó parte de su tema Amores como el nuestro, en Hips don’t lie una de las canciones más exitosas y populares del siglo XXI, por la cantidad de reproducciones en YouTube que pasó ya de mil millones, una cifra histórica; y por su contenido y aceptación un clásico de la cultura pop. Estoy muy agradecido con ella, por darme esa pequeña participación en su éxito mundial. Además de respeto, le tengo gran cariño».
…..Se conocieron en un vuelo yendo a una convención de la radio y música en Los Ángeles: «Nos presentó Álvaro Farfán, esa conversación rápida fue suficiente para darme cuenta de su enorme potencial. Supe desde entonces que Shakira, con esa voz tan peculiar y con sus letras, iba a romper todos los esquemas».
…..Todos los reconocimientos y las cercanías con grandes estrellas, no lo apartan ni un milímetro del suelo, sigue siendo en esencia el mismo ser humano que veía televisión en la calle Hawai: «Eso viene de casa, de mi abuelo italiano, un tipo cariñoso: mi papá y mi mamá, que me lo dieron todo; y de gente que era cercana, como los amigos de mi barrio, Ramón, Chingo, Juan boliche, Tito, Rey, a los que ya no veo pero están en mi recuerdo. Ahora, ser reconocido es una gran alegría, estar en el Salón de la fama de los compositores latinos es el premio que más valoro porque es un reconocimiento a mi trayectoria, ahí están los mejores, Juan Luis Guerra, Antonio Carlos Jobim, Ernesto Lecuona, Violeta Parra, Agustín Lara, Chucho Valdés, gente que admiro».
…..Siente que la carrera es larga y hay mucho trecho todavía: «Hay que prepararse, la lectura es muy importante. Hay enseñanzas que no se olvidan, de joven leí Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach, ese libro me cambió. De García Márquez me encanta El amor en los tiempos del cólera, un gran amor que parece imposible. Hay cancioneros que son enciclopedias, la obra completa de Joan Manuel Serrat o la de Joaquín Sabina son libros que se cantan».
…..Sin proponérselo, Omar Alfanno acaba de definir su obra: un magno libro con capítulos de poesía, de crónicas y de grandes reportajes, en el que entrega, página a página, maneras de contar, de sentir, de gozar.

 

 


David Lara Ramos es escritor, periodista y reportero gráfico. Abogado. Magister en Cultura y Desarrollo. Columnista del portal las2orillas.com. Fue editor de Dominical, suplemento literario de El Universal de Cartagena. Ganó el premio internacional de traducción literaria, organizado por la Universidad de Extremadura en España. Premio Nacional de Periodismo Ernesto McCausland. Recibió la beca de investigación periodística otorgada por la FNPI, hoy Fundación Gabo. Docente de narrativas de la Universidad de Cartagena y director del taller de escritura creativa Cuento y crónica. Ha publicado los libros de crónicas El dolor de volver (2017) y Pasa la voz, queda la palabra (2011). Sus textos han sido publicados en medios como Malpensante, Vice, Semana, El Heraldo, El Tiempo, El Espectador, entre otros. En 2020, ganó el premio de Crónicas de la Red Nacional de Talleres Relata, con el trabajo Cantos y luchas del sembrador. El Diario del confinamiento, reportaje personal durante la pandemia de 2020, será publicado el próximo año.

La composición que ilustra este paisaje de Abisinia fue realizada a partir de una obra del artista colombiano © Fercho Yela

 

año 3 ǀ núm. 17 ǀ julio – agosto – septiembre  2023
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , Last modified: octubre 9, 2023

Ojos de la palabra 

Antología bilingüe Español-Griego

AUTOR

Jorge Boccanera

ISBN

978-628-01-1139-1

PRECIO COLOMBIA

COL $45.000

PRECIO ARGENTINA

Sinfonías para máquina

de escribir

Edición Homenaje

AUTOR

Darío Lemos

ISBN

978-997-88-8802-6

PRECIO COLOMBIA

COL $50.000

PRECIO ARGENTINA

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

La sal de la locura

Le Sel de la folie

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-12-7

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Carta de las mujeres de este país

Letter from the Women of this Country

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-09-7

PRECIO ARGENTINA

ARS $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La canción que me salva

The Song that Saves Me

AUTOR

Sergio Geese

ISBN

978-1-950474-03-5

PRECIO ARGENTINA

Agotado

En este asombro, en este llueve

Antología poética 1983-2016

AUTOR

Hugo Mujica

ISBN

978-1-950474-15-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El país de las palabras rotas

The Land of Broken Words

AUTOR

Juan Esteban Londoño

ISBN

978-1-950474-05-9

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Las semillas del Muntú

AUTOR

Ashanti Dinah

ISBN

978-1-950474-22-6

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

Agotado

Paracaidistas de Checoslovaquia

AUTOR

Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-1-950474-25-7

PRECIO ARGENTINA

AR $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

Este permanecer en la tierra

AUTOR

Angélica Hoyos Guzmán

 

ISBN

978-1-950474-82-0

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

La fugacidad del instante

AUTOR

Miguel Falquez-Certain

 

ISBN

978-958-52674-5-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 100,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Mudar el mundo

AUTOR

Ana Gandini

ISBN

978-987-86-6012-7

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

El guardián de la colmena

AUTOR

Leandro Frígoli

ISBN

978-987-88-0285-5

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

El diario inédito del filósofo
vienés Ludwig Wittgenstein

Le Journal Inédit Du PhilosopheViennois Ludwing Wittgenstein

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-10-3

PRECIO ARGENTINA

ARS $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Fragmentos fantásticos

AUTOR

Miguel Ángel Bustos

ISBN

978-958-52096-8-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El bostezo de la mosca azul

Antología poética 1968-2019

AUTOR

Álvaro Miranda

ISBN

978-958-52793-5-3

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Yo vengo a ofrecer mi poema

Antología de resistencia

SELECCIÓN & CURADURÍA 

Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner

y Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-958-53033-3-1

PRECIO ARGERTINA 

AR $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 80,000

El inmortal

AUTOR

John Galán Casanova

ISBN

978-95853-39439

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Las voces de la tierra

AUTOR

Yanet Vargas Muñoz

ISBN

978-958-49-3124-5

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Lo que se desvanece

AUTOR

Luis Camilo Dorado Ramírez

ISBN

978-958-53394-8-0

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Por el ojo del pincel

AUTOR

Mónica Fazzini

 

ISBN

978-987-86-5317-4

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000