Written by 3:47 am Crítica, Ensayo

La pentafonía de la creación narrativa

Isaías Peña Gutiérrez

 

Abisinia Review tiene el privilegio de compartir, a modo de abrebocas, un capítulo del libro El universo de la creación literaria (Bogotá, 2023) publicado recientemente por el maestro colombiano Isaías Peña Gutiérrez. Agradecemos a la  el permiso especial y alentamos a nuestros lectores a adquirir este libro en el que palpita la voz mayor de la experiencia y la sensibilidad.

 

 

En 2010, luego de haber fundado y dirigido desde 1981 el Taller de Escritores de la Universidad Central (Bogotá), sistematicé y redacté mis experiencias de ese período en un libro que llamé El universo de la creación narrativa. Luego de una primera parte dedicada a revisar las bases fundamentales de la escritura con proyecciones creativas, en esta segunda parte, trato de explicar una lógica de la creación narrativa, más que pretender una guía, un manual, un catecismo o una poética, en los cuales no creo como instrumentos para la creación artística, tan ligada a la libertad, imprevisibilidad e irrepetibilidad. Una manera de comprobar mi propuesta se desprende de los resultados obtenidos por el TEUC durante cuarenta años (1981-2021): muchísimos premios y reconocimientos recibidos, muchos libros y materiales narrativos publicados, la presencia nacional e internacional de los egresados. Ejemplo: Peña Gutiérrez, I. (Comp.). (2018). Escritores que cuentan. 35 años del TEUC (1981-2016). Bogotá: Universidad Central.

 

ζ

 

La naturaleza primigenia de la escritura se transforma y cambia cuando alguien le confiere un fin artístico. Deja de tener la función comunicativa primaria para desempeñar otra de mayor o de diferente calado. Sucede con la escritura que cuenta una historia con fines literarios. Y cuyos resultados, en este caso, dan origen a los llamados subgéneros narrativos como el cuento, la novela, la crónica, el testimonio, la biografía, la autobiografía, el cómic, la literatura gráfica, etc.
…..En el paso a la escritura con intenciones estéticas, el autor recurre a conceptos, categorías, estructuras, artilugios, peripecias, técnicas y herramientas que van más allá de las normas gramaticales y que he sistematizado bajo el nombre de «pentafonía de la creación narrativa». Dicho proceso de creación narrativa, en mi propuesta, abarca cinco categorías que actúan de manera integral e interactiva: sujeto, objeto, relación, perspectiva y medios. El escritor, de forma obligatoria, al componer un texto narrativo, recurre a esas cinco categorías o componentes, que se derivan de mis investigaciones para una teoría de la creación narrativa -basada en la comparación progresiva de obras narrativas específicas, concretas, paradigmáticas, de todos los tiempos. Se trata de una lectura directa, sin la mediación del intérprete teórico, para así, desentrañar, en lo posible, aquello que determinó la diferencia y el avance específico entre cada una de esas obras (lo que he llamado el «texto inexistente»), verificación de tránsitos de creación narrativa que le permitirán dar al nuevo escritor su propio salto¹.

 

Componentes

En clave didáctica, para buscar un mejor entendimiento, aunque en el proceso de creación narrativa se trate de un acto simultáneo, interactivo e integral, esos componentes son los siguientes: 1. Sujeto; 2. Objeto; 3. Relación; 4. Perspectiva; y, 5. Medios.
Los desgloso y anuncio, para desarrollarlos más adelante, así:
…..1. Sujeto:
…..¿Quién, con capacidad de conocimiento, narra la historia que hará del texto una novela o algo similar? ¿Quién o quiénes se encargan y responden de contar la historia? Y, también, ¿quiénes son los sujetos que se desplazan entre la realidad (autor y escritor) y la ficción (narrador y personajes) para llegar al texto narrativo? Se trata del sujeto-proyector, dueño de una historia contada en un tiempo y en un espacio.
…..2. Objeto:
…..¿De qué habla el narrador, de qué se habla, o de qué se quiere hablar en el texto narrativo? ¿Cuál es el eje y la meta de la historia? ¿Cuál es la preocupación para despejar, el motivo para indagar? Se trata de la idea y del tema que mueven la obra narrada. Es la premisa que quiero despejar. Es el conflicto, si existiera, que pongo en escena para darle un final, con solución o sin ella.
…..3. Relación:
…..¿Qué cuenta, como suma de situaciones y episodios, lo narrado? ¿Cuál es la historia y en qué consisten los hechos que la integran? ¿Cuáles son los antecedentes, su desarrollo y las consecuencias? Se trata de una relación pensada, primero, en forma lineal, continua y progresiva, que se convierte, por magia de la ficción, luego, en un argumento literario, en un tejido de hechos y acciones, en el tiempo y en el espacio, con sus tramas, peripecias y descubrimientos, en el orden asumido por el narrador.
…..4. Perspectiva:
…..¿Desde dónde el narrador cuenta la historia? El ojo o la vista y la voz que los acompaña, ¿en dónde se ubican para contar la historia? ¿El narrador se encuentra dentro o fuera de la historia que narra? Se trata de tener presente que la tridimensionalidad de nuestra realidad y las limitaciones de los sentidos humanos, solo admiten unas posibilidades para que el narrador cuente siendo parte de la historia, y que, de lo contrario, asuma la vocería no participante en la historia. La multiplicidad de narradores diversifica las dinámicas de la narración y la perspectiva se torna compleja.
…..5. Medios:
…..¿Cuáles son las herramientas del lenguaje literario que el narrador usa para contar la historia? ¿Qué variables del lenguaje literario, según su especificidad, debe el escritor poner en manos del narrador, buscando que sean apropiados, efectivos, pertinentes? Se trata de la llamada caja de herramientas del lenguaje del narrador, con las cuales construye el tejido del relato. Son las llamadas, en la retórica tradicional, «formas elocutivas» del lenguaje, que hemos ampliado a cuatro: la descripción, la narración, el diálogo, y, cuarta, la reflexión).

 

Razones de la propuesta

Propongo, entonces, el estudio por separado de cada una de las partes de lo que llamo «pentafonía de la creación narrativa», solo por razones didácticas, pues, en realidad, se trata de un holograma de cinco haces que nacen, se desarrollan y confluyen de manera compleja, con un final previsible e imprevisto, voluntario y no siempre consciente, buscado y encontrado con la vocación inicial u otra diferente, bajo una planeación mapeada que en el camino puede variar y que ofrece como meta una nueva realidad narrativa (novela, cuento, etc.), para así abandonar el texto inexistente.
…..Debo reiterar que no trabajo con las categorías de sujeto, objeto, relación, perspectiva y medios como si se tratara de un manual de teoría o de preceptiva literaria. Un holograma pentafónico, que se diversifica hasta el infinito, como lo es un cuento, una novela o cualquier obra narrativa, no puede caer en los foquismos críticos, o en las recetas o fórmulas para escribir, no admite siquiera la opción de las teorías o los métodos que muchos quisieran imponerle a la creación narrativa.
…..En esta propuesta que desea articular elementos y procedimientos para concebir y darle vida al futuro texto narrativo, yendo de lo conocido hacia lo inexistente, asumo y tengo en cuenta el canon teórico de la narrativa, pero lo hago de modo diferente y con fines opuestos al de los estudios literarios: acá, en la creación narrativa, al contrario de lo que sucede en los estudios literarios, el objetivo que pretendo, al usar la pentafonía, es el de reconocer, es decir, volver a conocer, en las obras narrativas originales cada uno de los posibles momentos, espacios y acciones de la creación literaria, sin importar que nos alejemos del canon tradicional. Acá, lo que buscamos, no es el análisis literario canónico/arqueológico de lo ya escrito, sino las formas, rutas, artilugios que, con certeza o dudas, condujeron y permitieron pasar de una obra a otra para llegar a la nueva obra narrativa, ya fuera similar, opuesta o indiferente a la anterior.
…..Esa variación detectada entre el canon de la anterior y la posterior obra narrativa específica, con título y autor (no como generalización teórica, mediada por los ensayistas o los críticos), me permite entender que hay dos maneras de apreciar y valorar la “historia” de la narrativa. Una, la historia general, la que postula épocas, etapas, escuelas, movimientos, etc., que solo interpreta diferencias sociológicas, filosóficas, estilísticas. En ella, no puedo ver las fisuras, ni las rupturas mayores del comportamiento narrativo específico entre diversas obras. Esto significa que podría saber de ellas, de su naturaleza y significado histórico, por las bibliografías generales, sin que, por ejemplo, jamás hubiera leído una de ellas. Y sin que me aproximara a sus condiciones de creación. Las generalidades propias del bosque nunca me darán la luz necesaria para vivir o revivir los procesos inductivos de la creación narrativa en particular. Recurro, entonces, es la propuesta de la pentafonía, a los libros que causaron el cambio del canon en su momento y con ellos, no con las generalizaciones mediatizadas, construyo la otra «historia» de la narrativa: la historia paradigmática, paralela a la historia general de épocas y escuelas. La primera se usa en los estudios literarios; la segunda, la he propuesto para un programa «académico» de creación literaria. Reconocer en las obras originales, con una lectura desprejuiciada, primaria e inteligente de la obra en sí y de la vida de su autor, los cambios específicos generados en cada punto de la pentafonía —los cambios que motivaron e impulsaron a sus autores a descubrir el texto inexistente—, nos permite profundizar el examen del misterioso y, a la vez, racional, proceso de la creación literaria. Las obras, en su trasegar por distintas épocas, leídas, una a una, con los ojos de los autores y con los nuestros, nos ayudarán a situar las relaciones y categorías lógicas, las herramientas y técnicas para producir lo nuevo y lo diferente, es decir, la obra que trasciende lo pasado. Mi presente literario.
…..En esta dirección, la actitud del escritor o del profesor de creación narrativa que desea enseñar o escribir una futura obra con acento personal, difiere, diametralmente, de la actitud del escritor o profesor que analiza las obras literarias con sentido arqueológico, que desea identificarlas con un canon o que busca construirlo a partir de un corpus preexistente, característico de los estudios literarios, pero apenas un referente en el caso de la creación de lo nuevo narrativo.
…..Esa búsqueda del texto inexistente a partir del uso de la pentafonía narrativa, no sería posible sin la propuesta, reitero, no de una historia general de la literatura (propia de los estudios literarios), sino de unos paradigmas narrativos concretos, que nos darían, a su vez, una historia paradigmática para la creación literaria, con autores y obras en particular, que, en su conjunto, hablarían de las transgresiones y modificaciones al canon -cambios determinantes en las formas, funciones y sentidos de cada una de las partes de la pentafonía: sujeto, objeto, relación, perspectiva, medios-, observadas a través del tiempo y en cada momento de la ruptura significativa entre la anterior y posterior obra narrativa paradigmática.

 

Canon y paradigma

Si el escritor busca escribir una obra narrativa diferente a las anteriores, si quiere llegar a un lenguaje literario propio, diferente de alguna manera a los anteriores, si cree en la praxis creativa por oposición a la praxis imitativa², pronto encontrará que el concepto de canon le sirve solo para construir una lista tentativa de las obras que le dieron en cada época nuevos rumbos a la narrativa. Para usar términos de la lingüística, lo canónico sería lo sincrónico; lo paradigmático, lo diacrónico. Si mi obra no existe aún, puedo ir tras ella utilizando el aprendizaje que me da el observar las n veces en que se produjo el hallazgo de lo nuevo cada vez que un escritor posterior relevó al anterior con otra obra paradigmática por su singularidad, autonomía y diferencias. Analizar y comprender los cambios generados entre dos autores paradigmáticos, no para copiarlos, sino para relacionarlos e imaginar las posibles nuevas mutaciones o transformaciones, se convierte en una base indiscutible para pensar una nueva lógica de la creación literaria.
…..En este sentido, el narrador paradigmático deja de ser el canónico que los estudios literarios ven de manera estática y pasiva y se convierte en el disruptor que creó el nuevo canon. Alguna vez, opuse canon a creación³. No porque no creyera en el concepto transitorio (históricamente lo es) de canon, sino porque, en arte, lo mío no será mío en tanto que no sea diferente y distinto del anterior. Una lista canónica indiferenciada de obras no me llevará, necesariamente, a la creación, como, tampoco, me llevaría a la creación tratar de escribir una novela basándome en la lectura de n definiciones de novela, sin nunca haber leído siquiera una, como sí, en cambio, sucedería con la lectura y análisis en función de una pentafonía creativa de obras paradigmáticas. Por eso, un libro como el de Harold Bloom, El canon occidental, un catálogo de veintiséis autores preferidos por el autor, apenas puede servirme de referencia sustentada en el gusto personal. Una lista paradigmática escapa a las preferencias personales, a los gustos estéticos de época, a las escuelas o movimientos, o de cualquier otra naturaleza. Autor paradigmático, en creación, sería todo aquel que modifica, transforma o innova (por oposición, asimilación o negación de lo anterior) una o varias partes de la pentafonía de la obra narrativa de los autores anteriores a él, y que, en ese sentido, crea un canon nuevo. Dicho de otro modo, el autor paradigmático en creación lo es en tanto que descubre algo que lo diferencia de los anteriores. Descubrir los mecanismos y operaciones estético-literarios entre una y otra obra paradigmática -y no el estudio estático y aislado de cada obra en sí-, es lo que me enseñará a crear. Me enseña la libertad de la creación y la de crear, porque eso significa la aceptación de la existencia de la diversidad de cánones y de cómo se produjeron esos cambios entre unos y otros. La suma de esos mecanismos, descubiertos en esas operaciones cualitativas y cuantitativas entre unas y otras obras emblemáticas de la narrativa, creará en mí una conciencia de libertad de creación, de reconocimiento o aproximación a la existencia de unas luces, sombras y penumbras, de unos reflejos, intuiciones, y razones, de unas opciones, de unas rutas imposibles, de procesos y procedimientos, aproximaciones a la inconsciencia y a la planificación, de una ponderación para perderle miedo al caos, para aprender que se mapea no siempre con los ojos abiertos y que, en últimas, la capacidad y la libertad de invención, aprendida del desprendimiento de los textos inexistentes en los grandes autores, serán las que me motiven para dejar, a su vez, mi texto inexistente y crear mi nuevo texto, ojalá, el paradigmático. Atrás habrán quedado los manuales, los catecismos, las teorías unipersonales, el foquismo crítico o teórico literario, incluso los métodos o las didácticas, que todos conducen a praxis literarias imitadoras, a producciones homogéneas o masificadas. Y me gustaría estar acercándome, así a una ruta o lógica de la creación narrativa, donde la acción interactiva, integral, cierta pero imprevisible, que mueve a ese organismo vivo que es la narrativa, se entienda como criterio de acercamiento a la creación del texto narrativo nuevo, y supere, así, el canon estático, arqueológico, que lo explica como órgano dado, establecido e inmutable.
…..Esa búsqueda del movimiento interactivo entre las propiedades de la obra paradigmática anterior y posterior, la hemos practicado de modo integral, tomando obras, no de un momento o foco histórico, sino de toda la historia de la narrativa. Y no sometida a los estudios académicos, sincrónicos, con fines canónicos, pues, lo que nos interesa es descubrir -sin pensar en su validez estética- aquello con lo cual el escritor se distanció, diferenció, mutó, rompió o agregó, en cualquiera de las cinco partes de la pentafonía de la creación narrativa.

 

Obras paradigmáticas

Toda lista cuyas obras narrativas difieran, de manera sustancial, entre sí, resulta viable para buscar, de modo comparativo, en dónde sus autores originaron los cambios y así poder ir al encuentro de la libertad creativa. Ese cambio sustancial se observará al menos en una de las cinco partes del proceso que incluye sujeto, objeto, relación, perspectiva, medios. En mi experiencia, al construir dicha lista de obras, siempre he seguido el curso natural de la evolución de la historia en forma cronológica. A medida que la historia avanza, de atrás hacia adelante, la evolución pareciera enriquecerse y volverse más compleja, sin que, en muchas ocasiones, regresemos al pasado para reciclarlo, como sucede con los movimientos “neo”, casos en los cuales lo pasado revive con connotaciones diferentes, manteniéndose la ley de la creación intacta: no es lo mismo el neobarroco que el barroco.
…..Por eso, en sentido progresivo, solo a manera de ejemplo, pues cada quien prepara su propia lista, daré una muestra parcial de obras, sin olvidar que un autor puede tener más de una obra representativa, para identificar en las rupturas entre cada una de ellas. Las obras paradigmáticas seleccionadas, siguiendo la evolución temporal, se caracterizan por no ser excluyentes, no ser canónicas (no son las «mejores» obras de la literatura universal), no derivan de gustos personales, sino que surgen de las diferencias concretas, entre unas y otras, teniendo en cuenta los cinco factores de la pentafonía.
…..Al armar el programa de libros y autores para aplicar la pentafonía, en cada bloque cronológico, recomiendo el concepto de integralidad, es decir, seleccionar autores que pertenezcan a diversos cánones, escuelas o movimientos, como tener en cuenta, también, los distintos subgéneros narrativos, pues ellos hacen parte de la libertad en la evolución de la historia de la narrativa, como son los subgéneros: infantil y juvenil, histórico, de terror u horror, gótico, policíaco o el llamado «género negro», costumbrista, fantástico, realista, ciencia ficción, de aventuras, erótico, de viaje o carretera, de mar, realismo sucio, metaficcional, intimista o cotidiano, minimalista, etc.).
Así, el análisis de los procesos y herramientas de la creación narrativa, a partir de la pentafonía, revelará las rupturas y los tránsitos entre los cánones de cada paradigma. Eso nos permitirá aprender cómo se modificó el canon anterior y, por tanto, cómo se podría abandonar el texto existente, para allanar con toda libertad el camino que nos lleve al nacimiento del nuevo texto, el que reemplazará al inexistente.

 

Una lista (tentativa) de obras paradigmáticas

El orden cronológico por siglos, en la muestra de autores que presento a continuación, va en el sentido de las fechas del natalicio, no de la aparición de las obras, aunque señalo la fecha de publicación (que, a veces, pertenecen al siglo siguiente).
…..La lista, reitero, va en orden cronológico ascendente, no es canónica, es parcial, incluyente, integral, y, como obras paradigmáticas, son opcionales.
…..De cada autor postulo, del siglo xii hasta mediados del xix, una obra para su estudio en función de la pentafonía y de la búsqueda del texto futuro, y luego van, únicamente, los nombres de los autores, en orden cronológico, hasta finales del siglo xx, de quienes habría que seleccionar la obra correspondiente:

SS. VIII-XVIII (700-1700):
Anónimo, Las mil y una noches; S. XII (1100): Anónimo: El román de Flamenca (ca. 1223); S. XIII (1200): Don Juan Manuel (1282-1348): El Libro de los ejemplos del Conde Lucanor y de Patronio (1335): S. XIV (1300): Giovanni Boccaccio (1313-1375): El Decamerón (1351-53); Geoffrey Chaucer (1340-1400): Cuentos de Canterbury (1387); S. XV (1400): Joan Martorell (1413-1468): Tirant lo Blanc (Tirante el Blanco) (1490); Garci Rodríguez de Montalvo (1450-1505): Amadís de Gaula (1508); François Rabelais (1494-1553): Gargantúa y Pantagruel (1534); S.XVI (1500): Miguel de Cervantes (1547-1616): Don Quijote de la Mancha (1605, 1615); S. XVII (1600): Charles Perrault (1628-1703): Cuentos de Mamá Ganso (1697); Daniel Defoe (1660-1731): Robinson Crusoe (1719); Jonathan Swift (1667-1745): Los viajes de Gulliver (1726); Voltaire (1694-1778): Cándido, el ingenuo (1759); S. XVIII (1700): Laurence Sterne (1713-1768): Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy (1760-67); J. W. Goethe (1749-1832): Werther (1774); Walter Scott (1771-1832): Ivanhoe (1818); Jane Austen (1775-1817): Orgullo y prejuicio (1813); Ernest Th. A. Hoffmann (1776-1822): Cuentos nocturnos (1817); Heinrich von Kleist (1777-1811): La marquesa de O (1805); Stendhal (Henri Beyle) (1783-1842): Rojo y negro (1830); Washington Irving (1783-1859): Cuentos de la Alhambra (1832); Jacob Grimm (1785-1863) y Wilhelm Grimm (1786-1859), Cuentos para la infancia y el hogar (1812, 1814); Mery Shelley (1797-1851): Frankenstein, el moderno Prometeo (1818); Honoré de Balzac (1799-1850), Papá Goriot (1835).

S. XIX (1800-1850):
Alejandro Dumas (1802-1870): El conde de Montecristo (1845); Víctor Hugo (1802-1885), Los miserables (1862); Hans Christian Andersen (1805-1875): Cuentos de Andersen (1844); Edgar Allan Poe (1809-1849): Cuentos de lo grotesco y arabesco (1840); Nikolái Gógol (1809-1852): Almas muertas (1842); Charles Dickens (1812-1870): Casa desolada (1852); Emily Brontë (1818-1848): Cumbres borrascosas (1847); Herman Melville (1819-1891): Moby Dick (1851); Gustave Flaubert (1821-1880): Madame Bovary (1857); Fiódor Dostoyevski (1821-1881): Memorias del subsuelo (1866); León Tolstói (1828-1920): La sonata a Kreutzer (1889); Julio Verne (1828-1905); Veinte mil leguas de viaje submarino (1869-70); Louisa May Alcott (1832-1888): Mujercitas (1868); Lewis Carroll (1832-1910): Alicia en el país de las maravillas (1865); Mark Twain (1835-1910): Las aventuras de Tom Sawyer (1878); Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870): Leyendas (1859); Ambrose Bierce (1842-1914): Cuentos de civiles y soldados (1891); Henry James (1843-1916): La lección del maestro (1888) y Otra vuelta de tuerca (1898); José Ma. Eça de Queirós (1845-1900): El crimen del padre Amaro (1875).

S. XIX (1850-1900):
Guy de Maupassant (1850-1893); Robert Louis Stevenson (1850-1894); Leopoldo Alas, Clarín (1852-1901); Oscar Wilde (1854-1900); Joseph Conrad (T. Josef Konrad Korzeniowski) (1857-1924); Tomás Carrasquilla (1858-1940); Arthur Conan Doyle (1850-1930); Antón Chéjov (1860-1904); Arthur Schnitzler (1862-1931); Rudyard Kipling (1865-1936); H. G. Wells (1866-1946); Rubén Darío (1867-1916); Roberto J. Payró (1867-1928); Efe Gómez (1867-1938); Baldomero Lillo (1867-1923); Máximo Gorki (1868-1936); Marcel Proust (1871-1922); Ford Madox Ford (1873-1939); G. K. Chesterton (1874-1936); Leopoldo Lugones (1874-1938); Macedonio Fernández (1874-1952); William Somerset Maugham (1874-1965); Thomas Mann (1875-1955); Jack London (1876-1916); Sherwood Anderson (1876-1941); Horacio Quiroga (1878-1937); Alfred Döblin (1878-1957); Robert Musil (1880-1942); Lu Sin (1881-1936); Giovanni Papini (1881-1956); James Joyce (1882-1941); Franz Kafka (1883-1924); Isak Dinesen (1885-1962); José Félix Fuenmayor (1885-1966); D. H. Lawrence (1885-1930); Ricardo Güiraldes (1886-1927); Junichiro Tanizaki (1886-1965); Abraham Valdelomar (1888-1919); Catherine Mansfield (1888-1923); José Eustasio Rivera (1888-1928); Raymond Chandler (1888-1959); H. P. Lovecraft (1890-1937); Jean Rhys (seudónimo) (1890-1979); Henry Miller (1891-1980); Djuna Barnes (1892-1982); Dorothy Parker (1893-1967); Dashiell Hammett (1894-1961); James Thurber (1894-1961); Aldous Huxley (1894-1963); Corrado Alvaro (1895-1956); Francis Scott Fitzgerald (1896-1940); William Faulkner (1897-1962); Ernest Hemingway (1899-1961); Vladimir Nabokov (1899-1977); Salarrué (Salvador Salazar Arrué) (1899-1975); Jorge Luis Borges (1899-1986); Yasunari Kawabata (1899-1972).

S. XX (1900-1950):
Roberto Arlt (1900-1942); Felisberto Hernández (1902-1963); John Steinbeck (1902-1968); Anaïs Nin (1903-1977); George Orwell (1904-1950); Fumiko Hayashi (1904-1951); Alejo Carpentier (1904-1980); Graham Green (1904-1991); Mijail Shólojov (1905-1984); Arturo Uslar Pietri (1906-2001); Alberto Moravia (1907-1990); Joao Guimarães Rosa (1908-1962); Tomás Vargas Osorio (1908-1941); Ciro Alegría (1909-1967); Mercè Rodoreda (1909-1983); Juan Carlos Onetti (1909-1994); Manuel Mujica Laínez (1910-1984); Francisco Coloane (1910-2002); José Ma. Arguedas (1911-1968); Paul Bowles (1911-1999); John Cheever (1912-1982); Jorge Amado (1912-2001); Albert Camus (1913-1960); Julio Cortázar (1914-1984); Onelio Jorge Cardoso (1914-1986); William Burroughs (1914-1997); Pedro Jorge Vera (1914-1999); Adolfo Bioy Casares (1914-1999); Saul Bellow (1915-2005); Carson MacCullers (1917-1967); Robert Bloch (1917-1994); Arthur C. Clarke (1917-2008); Juan Rulfo (1918-1986); René Marqués (1919-1979); Primo Levi (1919-1079); J. D. Salinger (1919-2010); Mario Benedetti (1920-2009); Isaac Asimov (1920-1992); Ray Bradbury (1920-2012); Charles Bukowski (1920-1994); Patricia Highsmith (1921-1995); Augusto Monterroso (1921-2003); Stanislaw Lem (1921-2006); John Williams (1922-1994); Jack Kerouac (1922-1969); Marco Denevi (1922-1998); José Saramago (1922-2010); Grace Paley (1922-2007); Italo Calvino (1923-1985); Pedro Gómez Valderrama (1923-1992); Manuel Mejía Vallejo (1923-1998); Norman Mailer (1923-2007); Nadine Gordimer (1923-2014); Truman Capote (1924-1984); James Baldwin (1924-1987); José Donoso (1924-1997); Flannery O´Connor (1925-1964); Haroldo Conti (1925-1976); Clarice Lispector (1925-1977); Brian W. Aldiss (1925-2017); Andrea Camilleri (1925-2019); Rubem Fonseca (1925); Álvaro Cepeda Samudio (1926-1972); Carlos Arturo Truque (1927-1970); Gabriel García Márquez (1927-2014); Günter Grass (1927-2015); Carlos Fuentes (1928-2012); Eutiquio Leal (1928-1997); Cynthia Ozick (1928); Alan Sillitoe (1928-2010); Julio Ramón Ribeyro (1929-1995); Guillermo Cabrera Infante (1929-2005); James Graham Ballard (1930-2009); Alice Munro (1931); Sara Gallardo (1931-1988); Sergio Pitol (1933-2018); Philip Roth (1933-2018); Tomás Eloy Martínez (1934-2010); Abelardo Castillo (1935-2017); John Kennedy Toole (1936-1969); Hebe Uhart (1936-2018); Don DeLillo (1936); Mario Vargas Llosa (1936); Nélida Piñón (1937); Thomas Pynchon (1937); Moacyr Scliar (1937-2011); Germán Espinosa (1938-2007); Joyce Carol Oates (1938); Luisa Valenzuela (1938); Raymond Carver (1939-1988); Amos Oz (1939-2018); J. M. Coetzee (1940); Luis Britto García (1940); Jean-Marie Gustave Le Clezio (1940); Antonio Skármeta (1940); Eduardo González Viaña (1941); Cristina Peri Rossi (1941); Raúl Pérez Torres (1941); Antonio Tabucchi (1943-2012); W. G. Sebald (1944-2001); Richard Ford (1944); Daniel Pennac (1944); Patrick Modiano (1945); Gustavo Álvarez Gardeazábal (1945); Tim O´Brien (1946); Julian Barnes (1946); Paul Auster (1947); Stephen King (1947); Ian McEwan (1948); Haruki Murakami (1949); Ángeles Mastretta (1949); Marco Tulio Aguilera Garramuño (1949).

S. XX (1950-1999):
A partir de la segunda mitad del siglo xx, resulta difícil seleccionar las obras paradigmáticas: aún no se visibilizan las diferencias, no se han decantado los cánones. Sin embargo, algunos autores sobresalen por los premios y obras reconocidas por el público. Menciono, a manera de ejemplo, a Javier Marías (1951-2022); Roberto Bolaño (1953-2003); Alan Moore (1953); Herta Müller (1953); Kazuo Ishiguro (1954); Rafael Pinedo (1954-2006); Héctor Abad Faciolince (1958); Óscar Godoy Barbosa (1961), David Foster Wallace (1962-2009); Alejandra Costamagna (1970); Juan Gabriel Vásquez (1973); Mariana Henríquez (1973); Samanta Schweblin (1978); Fernanda Melchor (1982); Camila Sosa Villada (1982); Marieke Lucas Rijneveld (1991).

 

Autores para un taller. Ejemplo

Reitero algunos de los pasos indicados en nuestra lógica para llegar a la creación de un texto narrativo. Para crear el nuevo y, en lo posible, texto diferente, el que surge tras el texto inexistente (objeto de la creación literaria, y no de los estudios literarios), acudo al ejercicio de comparar, de manera evolutiva, la pentafonía a través de la historia de la narrativa. Por eso, parto de una lista de obras narrativas paradigmáticas, que difieran entre sí, y analizo los cambios y sus posibles razones, para así reconocer, conocer y sensibilizarme acerca del cómo se produjeron los cambios. En ese momento, al menos, estaré muy cerca de la voluntad y la capacidad libertarias del creador literario.
…..Para no caer en el manual, en la rutina del catecismo, en el engaño del canon, cada escritor ingresaría a un holograma que activa tres ejes: 1, la pentafonía (herramientas que rompen el canon de modo permanente), 2, las obras narrativas paradigmáticas de la narrativa universal (análisis y práctica de la evolución del canon en función de la pentafonía), y, 3, las prácticas continuas e inmediatas que se desprenden de los puntos anteriores, que me llevan al texto aún no escrito.
…..La lista depende de quien dirija el curso o taller y el número de obras (cuentos, novelas, etc.) está determinado por el período de estudio. La selección obedece a los factores ya señalados: obras paradigmáticas pertenecientes a una temporalidad amplia, que permitan observar las rupturas en la narrativa; no puede ser el estudio focalizado en un período, escuela, movimiento o autor (esto corresponderá a los estudios literarios), pues la integralidad y la interacción del holograma pentafónico perdería su validez y eficacia. Puedo comparar innovaciones a la luz de la pentafonía entre dos obras de Rabelais y Cervantes, pero resultará mejor hacerlo entre ocho o dieciséis autores paradigmáticos de doce siglos diferentes: eso me dará más libertad de creación, agilizará mi lógica y mi intuición, el mapa o el caos serán más productivos y aprenderé que el texto, de esa manera, emerge más fácilmente. La libertad aprendida en las disrupciones me llevará, sin dudas, a mi texto.
…..La lista de autores y obras que utilicé, para dar un ejemplo, en el programa del Taller de Escritores de la Universidad Central (TEUC), en el primer semestre de 2019, con 48 horas en 16 sesiones de tres horas cada una, fue el siguiente⁴:
…..1. Geoffrey Chaucer (1340-1400), «Cuento del molinero», en Cuentos de Canterbury (1387); 2. François Rabelais (1494-1553), Caps. I-VII, de Gargantúa y Pantagruel (1534); 3. Miguel de Cervantes (1547-1616), Cap. 59, Parte II, de Don Quijote de la Mancha (1605, 1615); 4. Jonathan Swift (1667-1745), Caps. I-II, de Los viajes de Gulliver (1726); 5. Walter Scott (1771-1832), «La cámara de los tapices» (cuento, 1828); 6. Heinrich von Kleist (1777-1811), La marquesa de O. (novela corta, 1805); 7. H. Ch. Andersen (1805-1875), «La reina de las nieves. (Cuento en siete historias)» (1844), en Cuentos de Andersen; 8. Edgar Allan Poe (1809-1849), «Los crímenes de la calle Morgue» (cuento largo,1841); León Tolstói (1828-1920), «La tormenta de nieve» (cuento largo, 1856); Henry James (1843-1916), «El altar de los muertos» (cuento largo, 1895); James Joyce (1882-1941), monólogo de Molly Bloom, al final de Ulises (1922); Isak Dinesen (1885-1962), «Cuento del joven marinero», en Cuentos reunidos (2011); Anaïs Nin (1903-1977), «Siroco», en Pájaros de fuego (1989); John Cheever (1912-1982), «Los Hartley», en Cuentos (2018); Isaac Asimov (1920-1992), «Tretas completas», en Cuentos completos I; Charles Bukowski (1920-1994), «Un mozo de cuerda con la nariz roja», en Se busca una mujer (1994); Flannery O’Connor (1925-1964), «Lince», en Cuentos completos (2008); Rubem Fonseca (1925), «La familia es una mierda», en Pequeñas criaturas (2007); Cynthia Ozick (1928), «Del cuaderno de notas de un refugiado», en Cuentos reunidos (2015); Hebe Uhart (1936-2018), «Guiando la hiedra», en Relatos reunidos (2016); Joyce Carol Oates (1938), «Au Sable», en Infiel. Historias de transgresión (2001); Chimamanda Adichie (1977), «El lunes de la semana pasada», en Algo alrededor de tu cuello (2017).

 

Por último

El universo de la creación literaria no debe usarse como un manual. La pentafonía de la creación narrativa resultará útil, en primer lugar, si en cada una de sus partes (sujeto, objeto, relación, perspectiva y medios) se estudian ejemplos tomados de textos narrativos paradigmáticos, constatando las rupturas innovadoras, y, a su vez, practicando ejercicios personales de simulación o que renueven (ojalá) esas formas; y, en segundo lugar, solo si se leen y analizan obras paradigmáticas, ya no como ejemplos aislados o fragmentarios, sino como un programa de unidades totales (cuentos o novelas) donde se estudian los cinco componentes para, entonces, en tercer lugar, escribir el texto inexistente personal, luego de la sensibilización obtenida. Es la suma de estos tres bloques de acciones interactivas la que desborda la simple lectura del libro (universo y pentafonía). Y es, en este sentido, que cobra fuerza mi advertencia de que no debe usarse como un manual de preceptiva literaria. Esa no ha sido mi experiencia, ni es mi deseo.
…..Al contrario, el sistema de recursos que descubre la pentafonía al leer los textos paradigmáticos, modifica y enriquece la lógica de creación. Nuevos nombres para nuevas categorías han resultado de esta investigación que, de modo inductivo, ha esquivado las definiciones tradicionales al volver sobre los textos originales y no sobre las bibliografías pasivas. Esos descubrimientos sensibilizan el potencial de la creación narrativa. Desmontar cánones para descubrir las rutas que otros escritores recorrieron, amplía las opciones de creación para los nuevos escritores. Se da una especial retroalimentación entre el nuevo escritor y el aparato canónico anterior a partir de las lecturas de todas las rupturas, o disrupciones, como dicen ahora, que alguna vez abrieron brechas creadoras. La pentafonía podría llegar a transformarse en otro órgano, en otro sistema, de más ejes holísticos. En la conciencia e inconsciencia de los autores suelen vagar fuerzas y relaciones que los teóricos no logran advertir y que una desprevenida y atenta lectura holística, para decirlo de alguna manera, interactiva e integral, nos puede entregar con mayor facilidad y evidencia. Así, también, la pentafonía, en la confrontación de siglos de obras, se auto modifica, abre ventanas y abandona las visiones estáticas del canon que ayer tuvo la razón —cuando dejó de ser texto inexistente— y mañana debe apoyar el surgimiento de nuevas escrituras. En síntesis, la pentafonía busca un sistema renovable en consonancia con ese órgano vivo que es la literatura.
…..Resumo diciendo: El universo de la creación narrativa, como libro, y, en especial, su segunda parte, «Pentafonía de la creación narrativa», se articula a partir de tres momentos: Uno, el motivado por un sistema de categorías, acciones y hechos narrativos, presentes en el sujeto, objeto, relación, perspectiva y medios, ineludibles cuando componemos cuento, novela, crónica, testimonio, biografía, etc., y que van acompañados de ejemplos tomados de textos narrativos paradigmáticos, de diferentes épocas. (La meta sería ofrecer un ejemplo de cada momento en el que cambió el canon). Dos, la práctica personal a partir de ejercicios de simulación o ruptura que se basen en los ejemplos mencionados en el primer momento. Tres, la lectura y análisis de cuentos o novelas, referenciados en la lista paradigmática que se confeccione, con el objeto de rastrear la evolución de las respectivas rupturas, siguiendo la ruta de la pentafonía. Así evitaremos caer en el manual, barrera fatal de la creación literaria.

 

  1. Cfr. Peña Gutiérrez, I. (2008). «El texto inexistente como método para la creación narrativa». Hojas Universitarias. No. 60. Bogotá: Universidad Central, y, Peña Gutiérrez, I. (2016). «Los principios de integralidad e interacción en el reconocer, conocer y crear». Hojas Universitarias, n.º 75. Bogotá: Universidad Central.
  2.  Cfr. Sánchez Vásquez, Adolfo (1972). Filosofía de la praxis. México: Edit. Grijalbo, 383 pp.
  3. Cfr. Peña Gutiérrez, I. (2018). «Canon y creación literaria: certeza e inexistencia», en Experiencias y reflexiones. Bogotá: Universidad Central, pp. 25-42.
  4. Es conveniente cambiar o rotar, en cada período, obras y autores, así sea parcialmente.

 

Del libro El universo de la creación literaria, Bogotá,
Editorial Planeta, 20223, pp. 165-184.

 

Isaías Peña Gutiérrez. Saladoblanco, Huila, 1943. Estudió Derecho en la U. Externado de Colombia (1968); Literatura latinoamericana en el I. Caro y Cuervo (1974-1975) y Español en la U.P.T.C. (sin título). Escritor, periodista y gestor cultural, investigador literario, docente universitario. Fundó en 1981 el Taller de Escritores y en 2010 el pregrado de Creación Literaria de la Universidad Central. Ha publicado, entre otros libros, La generación del bloqueo y del estado de sitio (1973), Manual de la literatura latinoamericana (1987), Escribir para respirar (1998), El universo de la creación narrativa (2010), Rivera: el visionario de la selva oscura (2020) y El universo de la creación literaria (2023). Ganador y finalista en concursos de cuento, Premio Nacional de Periodismo Cultural (1985). Director del Taller de Escritores de la Universidad Central (1981-2023).

La composición que ilustra este paisaje de Abisinia fue realizada a partir de una obra del artista español © Juan Carlos Mestre

 

año 3 ǀ núm. 16 ǀ abril – mayo – junio 2023
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , Last modified: julio 2, 2023

Ojos de la palabra 

Antología bilingüe Español-Griego

AUTOR

Jorge Boccanera

ISBN

978-628-01-1139-1

PRECIO COLOMBIA

COL $45.000

PRECIO ARGENTINA

Sinfonías para máquina

de escribir

Edición Homenaje

AUTOR

Darío Lemos

ISBN

978-997-88-8802-6

PRECIO COLOMBIA

COL $50.000

PRECIO ARGENTINA

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

La sal de la locura

Le Sel de la folie

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-12-7

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Carta de las mujeres de este país

Letter from the Women of this Country

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-09-7

PRECIO ARGENTINA

ARS $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La canción que me salva

The Song that Saves Me

AUTOR

Sergio Geese

ISBN

978-1-950474-03-5

PRECIO ARGENTINA

Agotado

En este asombro, en este llueve

Antología poética 1983-2016

AUTOR

Hugo Mujica

ISBN

978-1-950474-15-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El país de las palabras rotas

The Land of Broken Words

AUTOR

Juan Esteban Londoño

ISBN

978-1-950474-05-9

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Las semillas del Muntú

AUTOR

Ashanti Dinah

ISBN

978-1-950474-22-6

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

Agotado

Paracaidistas de Checoslovaquia

AUTOR

Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-1-950474-25-7

PRECIO ARGENTINA

AR $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

Este permanecer en la tierra

AUTOR

Angélica Hoyos Guzmán

 

ISBN

978-1-950474-82-0

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

La fugacidad del instante

AUTOR

Miguel Falquez-Certain

 

ISBN

978-958-52674-5-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 100,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Mudar el mundo

AUTOR

Ana Gandini

ISBN

978-987-86-6012-7

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

El guardián de la colmena

AUTOR

Leandro Frígoli

ISBN

978-987-88-0285-5

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000

El diario inédito del filósofo
vienés Ludwig Wittgenstein

Le Journal Inédit Du PhilosopheViennois Ludwing Wittgenstein

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-10-3

PRECIO ARGENTINA

ARS $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Fragmentos fantásticos

AUTOR

Miguel Ángel Bustos

ISBN

978-958-52096-8-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El bostezo de la mosca azul

Antología poética 1968-2019

AUTOR

Álvaro Miranda

ISBN

978-958-52793-5-3

PRECIO ARGENTINA

Agotado

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Yo vengo a ofrecer mi poema

Antología de resistencia

SELECCIÓN & CURADURÍA 

Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner

y Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-958-53033-3-1

PRECIO ARGERTINA 

AR $10.000

PRECIO COLOMBIA

COP 80,000

El inmortal

AUTOR

John Galán Casanova

ISBN

978-95853-39439

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Las voces de la tierra

AUTOR

Yanet Vargas Muñoz

ISBN

978-958-49-3124-5

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Lo que se desvanece

AUTOR

Luis Camilo Dorado Ramírez

ISBN

978-958-53394-8-0

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Por el ojo del pincel

AUTOR

Mónica Fazzini

 

ISBN

978-987-86-5317-4

PRECIO ARGENTINA

ARS $5.000