Written by 9:20 am Asiatica, Poesía

Guerra incivil / Uncivil War

Indran Amirthanayagam

 

 

¿Has leído alguna vez poesía de Sri Lanka, antiguamente llamada Ceilán? Gracias a la traducción del poeta chileno Amado J. Láscar, quien preparó el libro Fuego cruzado: Antología épica / Crossfire : Epic Anthology (Virginia, 2020), tenemos la oportunidad de disfrutar la palabra de Indran Amirthanayagam, una de sus voces más representativas.

 

 

 

Motín

Cuando la multitud enfurecida
se reunió
en la plaza
afuera de

los Tribunales de Justicia,
en el Fuerte Galle,
1958, amigos
ayudaron

al Agente asistente
del Gobierno,
mi futuro
padre, a escapar

de sus manos.
Sin amigos,
él no habría
sobrevivido,

casado; yo
no estaría aquí
para recordar
todo esto.

 

 

Riot

When the mob
assembled
in the plaza
outside

the Law Courts,
at the Galle Fort,
1958, friends
spirited

the Assistant
Government
Agent, my future
father, out

of its hands.
Without friends,
he would not
have lived,

married; I would
not be here
to remember
this.

January 16th, 2008, Galle

 

 

Padre

Los gansos tocaron la bocina en su camino
al otro lado del cielo;
lluvia y viento se reunieron
frío y nublado
el vecindario
el día que murió mi padre.

El día que murió mi padre
mi hermano cantó una canción de cuna
para acompañarlo
en su viaje a lo alto,
a ese territorio
donde dice mi hijo que

él enseñará poesía,
donde digo que los poemas
se freirán como mantequilla
y saltarán, géiseres fuera del hoyo
en el centro del espacio
como si fueran de roca fundida

Mi hijo, nacidos de las entrañas
de cadáveres todavía
carnosos, de los árboles
maduros con vides,
concebidos en la muerte,
martillados en la memoria.

Aquí hay cinturones y pieles,
estampados, destilados,
grabados en las hebillas
y fundas, de hojas onduladas
imágenes, pergaminos,
poemas para sobrevivir a los incendios.

Nos ha dejado su nombre—
que usamos hoy—
y metáforas
que se coagulan y giran
a través de nuestra conciencia,
cada uno en su propio ritmo

en la muerte lenta de la naturaleza,
en su frenética profusión,
mi padre, tú, nos has dado a
nosotros the «Saving Cup»
y «voces del desierto»
y atrapó «la resaca

de tristeza, que se mece
qué alegría fugaz
hay hoy, o puede alguna vez
haber habido». Ahora, que ya
has visto la visión
que iluminó tu rostro

y lo sumergió sonriendo
en el momento de la muerte
por el altar
del Santísimo Sacramento
en esta iglesia de San Judas,
ahora puedes contarnos

tranquilamente en sueños
mientras tropezamos
con la mañana
y al partir nuestro pan
ese asombroso secreto
lo que nos llevó a salir

de la isla y
a una historia donde
un giro de la cabeza
no hace la sal,
y no caducas
en disparos, o asfixiado

con un neumático,
donde puedes hacer las paces
con Dios y guiar
a tus niños,
adora a tus nietos,
ama a tus países—

todos los países
despertado por
tu lectura voraz
como niño y hombre—
los países desde
donde todos los viajeros regresan

—el día que sus padres mueren—

cargados de regalos,

—el día que mueren nuestros padres—

secretos asombrosos

—el día que mueren nuestros padres—

ambrosía, dicha

el día Rasa, el día Guy,
El día que murió nuestro padre.

17 de mayo de 2003

 

 

Father

Geese honked on their way
to the other side of the sky;
rain and wind teamed
up cold and befogged
the neighborhood
the day my father died.

The day my father died
my brother sang a lullaby
to accompany him
on his journey up high,
to that territory
where my son says

he will teach poetry,
where I say poems
will fry like butter
and geyser out of the hole
in the center of space
as if from molten rock,

My son, out of entrails
of carcasses still
fleshed, from trees
ripe with vines,
conceived in death,
hammered from memory.

Here are belts and hides,
impressed, distilled,
etched on buckles
and holsters, ola-leafed
images, parchments,
poems to survive the fires.

He has left us his name—
we wear it today—
and metaphors
that curdle and whirl
through our consciousness,
each one at its own pace

in nature’s slow dying,
in its corybantic profusion,
my father, you have given
us “the Saving Cup,”
and “voices from the wilderness”
and caught “the undertow

of sadness, which rocks
what fleeting gladness
there is today, or may once
have been.” Now, that
you have seen the vision
that enlightened your face

and suffused it smiling
in the moment of death
by the altar
of the Blessed Sacrament
in this Saint Jude Church,
now you can tell us

quietly in dreams,
as we stumble
into morning
and break our bread,
that awesome secret
which led us out

of the island and
into a history where
a turn of the head
does not make salt,
and you do not expire
in gunfire, or necklaced

with a tire, where
you can make peace
with God and guide
your children,
adore your grandchildren,
love your countries—

all the countries
woken up by
your voracious reading
as boy and man—
the countries
from which all travelers return

—the day their fathers die—

laden with gifts,

—the day our fathers die—

awesome secrets

—the day our fathers die—

ambrosia, bliss

the day Rasa, the day Guy,
the day our father died.

May 17th, 2003

 

 

 

La nueva arca

Dos de cada
especie, babosas,
orquídeas —el viento
lleva las semillas—

mariposas, elefantes
de Kandy se unieron
a los cingaleses a bordo
del arca de Sri Lanka,

su estandarte desplegado,
rugiendo, a pesar de las
inclemencias del tiempo
vientos aullando

yakshas afuera,
almas clamando
por descanso, lamentos
de exiliados tamiles.

28 de junio de 2009

 

 

The New Ark

Two of each species, slugs, orchids—wind carried the seeds—

butterflies, Kandyan elephants, joined the Sinhalese aboard
Sri Lanka’s ark,

its banner unfurled, roaring, despite inclement weather winds howling

yakshas outside, souls clamouring
for rest, lamentations of exiled Tamils.

June 28th, 2009

 

 

 

Cuerpo de Bomberos

¿Dónde está tu pueblo?
Ardiendo.

¿Dónde está tu pueblo?
Campos minados.

¿Dónde está tu pueblo?
Aniquilado con fuego cruzado,

herido bajo
árboles de la jungla

¿Dónde está tu pueblo?
Corriendo a través de

pantanos, disparado
por la espalda.

¿Dónde está tu pueblo?
Ondeando banderas blancas

manoseado, registrado
supervisado en un campamento.

¿Dónde está tu pueblo?
Reventando a los soldados

que manosean
a otros aldeanos

¿Dónde está tu pueblo?
Toronto, Berlín

Tamil Nadu.
¿Dónde está tu pueblo?

Madagascar como opción
no ha sido discutida.

¿Dónde está tu pueblo?

Hasta la vista,
¡Enviado especial!

¿Dónde está tu pueblo?
Ardiendo.

13 de febrero de 2009

 

 

 

Fire Department

Where is your village? Burning.

Where is your village? Mined fields.

Where is your village? Blasted in crossfire,

wounded under jungle trees.

Where is your village? Running across

marshes, shot in the back.

Where is your village? Waving white flags

frisked, registered, supervised in a camp.

Where is your village? Blowing up army

friskers,
other villagers.

Where is your village? Toronto, Berlin,

Tamil Nadu.
Where is your village?

Madagascar as option has not been discussed.

Where is your village?

Hasta la vista, Special Envoy!

Where is your village? Burning.

February 13th, 2009

 

 

Separar al niño

¿Dónde cultivaste tu política?
Miles de tallos de palma,
hojas y frutas voladas
en bombardeos aéreos, bombas lanzadas
sobre casas y hombres en bicicleta,
lanzacohetes, granadas,
explosiones de Tigres humanos,
civiles intercalados
en tierra de nadie, Nandikadal.
Esta es una respuesta parcial.

Los amigos de mi padre, engendrados
por todas las etnias, lideraron la sociedad,
graduados de escuelas misioneras
en el servicio civil de Ceilán,
después de exámenes basados en méritos,
se convirtieron en una clase impecable
de administradores perdidos para siempre,
nuestros hijos condenados
a la ignorancia monolingüe.
Esta es una respuesta parcial.

Traición a mi padre y
su filosofía de tienda grande de Ceilán,
en el parlamento, cita escabrosa
a Islamabad alegando que se opuso
a Musulmanes, defendiendo al chovinismo de los budistas
cingaleses, criticando las evaluaciones extranjeras
de los métodos de guerra del gobierno
leo, con amargura, uno de sus
amigos urbanos educados en inglés.
Esta es una respuesta parcial.

Mi madre que fue presa de chismosos
quienes llamaron locura el autismo de mi hermano,
quienes dijeron que el padre había volado demasiado alto
en el paisaje, que callaba en Colombo,
sin alardear de tamil,
sin tamil en las placas del automóvil
y viviendo en el barrio correcto donde
los matones no visitarían, incluso
en los años 60, dos años después de 1958.
Esta es una respuesta parcial,

y puedo escribir y escribir
frotando el cristal, convocando
reflejos de las profundidades
de mi tristeza y desprecio. Cómo
los Tigres pudieron haber matado
a los suyos, y ese testarudo
Athulathmudali, como su ancestro
político, aunque de
un partido diferente, Bandaranaike,
una desgracia para el Oxford Union,

un ministro de defensa
lleno de sed de sangre en casa
donde los buenos toman
escocés hasta zozobrar.
Tiempo de guerra, cariño, todo es justo
mientras los civiles tamiles
son mantenidos como rehenes -1983-
o se han mudado a su tierra natal
bajo la tutela del culto al Tigre:
la solución final, una respuesta parcial.

Una brecha en los diques construidos
por trabajo forzado, los Tigres se separaron
hacia el Norte y el Este, traidores
por docenas, ministros convertidos,
en el único gabinete de cien fuertes
conocido por el Hombre en dejarnos
con la gloriosa paz
300,000 civiles abandonados en Jaffna
custodiado por 100.000 soldados cingaleses,
mientras que el lote criminal actual

de gobernantes y sus representantes
afuera, seguidos después del legendario
Kadirigamar que aspiraba a convertirse
en el primero en ser primer ministro tamil,
golpeado por una causa, crimen
inexplicado, sin juicio, sin
llegar a un acuerdo con Prabhakaran
quien martirizó a su propia gente
e Indran que dejó la isla
cuando niño, escribiendo esta fábula ahora.

 

 

 

Separate the Child

Where did you grow your politics? Thousands of palmyra stalks, fronds and fruit blown off
in aerial straffing, bombs heaved on houses and men on bicycles, rocket launchers, grenades, human Tiger explosions, civilians sandwiched
in no man’s land, Nandikadal. This is a partial answer.

My father’s friends, sired
by all ethnicities, led the society, graduated from missionary schools into the Ceylon Civil Service, following merit-based examinations, became an impeccable class
of administrators lost forever, our children condemned
to mono-lingual ignorance. This is a partial answer.

Betrayal of my father and
his Ceylonese big tent philosophy,
in parliament, scuttling appointment to Islamabad claiming he opposed Muslims, defending Sinhala Buddhist
chauvinism, critiquing foreign evaluations of government war methods
I read, with bitterness, one of his English-educated, urbane friends. This is a partial answer.
My mother who suffered gossips assigning madness to my brother’s autism, who said father had flown too high
in the landscape, who kept quiet in Colombo, no flaunting of Tamil, no license plates, and living
in the right neighborhood where thugs would not visit, even
in the 60s, two years after 1958. This is a partial answer,

and I can write and write rubbing the glass, summoning glimpses of the depths
of my sadness and scorn. How could the Tigers have killed their own, that schmuck
Athulathmudali, like his political ancestor, albeit from
a different party, Bandaranaike, a disgrace to the Oxford Union,

as defense minister
full of blood lust at home where the good drink scotch until they keel over.
War time, baby, all’s fair
as long as the Tamil civilians are kept hostage—1983—
or have moved to their homelands under the tutelage of the Tiger cult: the final solution, a partial answer.

A break in the dykes built by forced labor, Tigers split into North and East, traitors
by the dozen, turned ministers in the only one hundred-strong
cabinet known to Man to leave us with the glorious peace,
300,000 civilians left in Jaffna
guarded by 100,000 soldier Sinhalese, while the current criminal lot

of rulers and their representatives abroad, followed on after the fabled Kadirigamar who aspired to become the first Tamil prime minister, bumped off for a cause, murder unexplained, unprosecuted, without settling on terms with Prabhakaran who martyred his own people
and Indran who left the island
as a child, writing now this history.

 

Traducción: Amado J. Láscar
De Uncivil War, Tsar/Mawenzi House, Toronto, Canada, 2013.
De Fuego cruzado: Antología épica / Crossfire: Epic Anthology.
Edt. Amado J. Lascar, Virginia, 2020.

 

 

Indran Amirthanayagam (Ceilán / USA). Es poeta, ensayista, músico y diplomático de Sri Lanka. Es bachiller en Literatura Inglesa de Haverford College y tiene una maestría en periodismo de la Universidad de Columbia. Ha publicado 17 colecciones de poesía, incluyendo Il n’est de solitude que l’ile lointaine (2017), The Elephants of Reckoning (1993) que ganó el Premio Paterson 1994 en los Estados Unidos, Uncivil War (2013), Sin adorno: lírica para tiempos neobarrocos (2013), Ventana azul (2016), Coconuts on Mars (2019), y las novedades: En busca de posada (2019), Paolo 9 (2019), y The Migrant States (2020). Amirthanayagam es becario en 2020 en poesía de Foundation for the Contemporary Arts. Escribe en su blog en inglés, español, francés, portugués y creole haitiano.

La composición que ilustra este post fue realizada a partir de una ilustración del artista Charlotte Ager

 

año 1 ǀ núm. 3 ǀ enero – febrero 2021
Etiquetas: , , , , , , , , , , Last modified: enero 20, 2021
Cerrar

Yo vengo a ofrecer mi poema

Antología de resistencia

SELECCIÓN & CURADURÍA 

Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner

y Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-958-53033-3-1

PRECIO ARGERTINA 

AR 2,500

PRECIO COLOMBIA

COP 80,000

El guardián de la colmena

AUTOR

Leandro Frígoli

ISBN

978-987-88-0285-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

Lo que se desvanece

AUTOR

Luis Camilo Dorado Ramírez

ISBN

978-958-53394-8-0

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

La fugacidad del instante

AUTOR

Miguel Falquez-Certain

 

ISBN

978-958-52674-5-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 100,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La sal de la locura

Le Sel de la folie

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-12-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Carta de las mujeres de este país

Letter from the Women of this Country

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-09-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La canción que me salva

The Song that Saves Me

AUTOR

Sergio Geese

ISBN

978-1-950474-03-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO AMAZON

USD 14.95

 

En este asombro, en este llueve

Antología poética 1983-2016

AUTOR

Hugo Mujica

ISBN

978-1-950474-15-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El país de las palabras rotas

The Land of Broken Words

AUTOR

Juan Esteban Londoño

ISBN

978-1-950474-05-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

USD 14.95

 

Las semillas del Muntú

AUTOR

Ashanti Dinah

ISBN

978-1-950474-22-6

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

USD 24.07

Paracaidistas de Checoslovaquia

AUTOR

Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-1-950474-25-7

PRECIO ARGENTINA

AR 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

Este permanecer en la tierra

AUTOR

Angélica Hoyos Guzmán

 

ISBN

978-1-950474-82-0

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

USD 24.07

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Mudar el mundo

AUTOR

Ana Gandini

ISBN

978-987-86-6012-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

El diario inédito del filósofo
vienés Ludwig Wittgenstein

Le Journal Inédit Du PhilosopheViennois Ludwing Wittgenstein

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-10-3

PRECIO ARGENTINA

ARS 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Fragmentos fantásticos

AUTOR

Miguel Ángel Bustos

ISBN

978-958-52096-8-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El bostezo de la mosca azul

Antología poética 1968-2019

AUTOR

Álvaro Miranda

ISBN

978-958-52793-5-3

PRECIO ARGENTINA

AR 800

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El inmortal

AUTOR

John Galán Casanova

ISBN

978-95853-39439

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Las voces de la tierra

AUTOR

Yanet Vargas Muñoz

ISBN

978-958-49-3124-5

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000