Escrito por: 3:35 am Crítica, Ensayo

Erik Satie: Naturaleza muerta con partitura

María Negroni

 

 

Todo en él fue singular: la sorna, el malhumor, la misantropía y la vestimenta. Tenía una colección entera de trajes de terciopelo azul y nunca le faltaron ni el sombrero bombín ni el paraguas para atravesar la ciudad a pie desde el suburbio paupérrimo donde vivía hasta Montmartre, donde tocaba el piano en un cabaret.
…..Propenso al aislamiento (y a cierta atonía sexual), a la miniatura y a esa forma sutil del juego que es el arte, fue amigo de Ravel y Debussy, y también de Picasso, Cocteau, Diaghilev, Man Ray, Duchamp, Max Jacob, Apollinaire o Picabia, todos más jóvenes que él, con quienes colaboró en proyectos de cine, teatro y danza.
…..Mucho es lo que puede decirse de su excentricidad.
…..Ya a comienzos del siglo XX, antes del surgimiento de las primeras vanguardias, había creado, bajo la égida del rosicruciano Joseph Péladan, la Iglesia Metropolitana de Arte de Cristo, con un solo miembro (él) y había compuesto Ogives, Gimnopédies y Gnossiennes. Más tarde escribiría partituras con directivas estrictas (y absurdas) para los intérpretes, inventó la llamada música ambiental y fue autor de numerosas misceláneas, todas comiquísimas, como la conferencia sobre la música y los animales, que publicó en 1920 en la revista Vanity Fair de Nueva York, o los fragmentos de Memorias de un amnésico, que alcanzan por sí solos para hacer trastabillar cualquier orden biempensante.
…..Más de un siglo después, John Cage, uno de los pioneros de la música experimental norteamericana, lo señaló como su maestro y lo catapultó a la escena internacional. A él le debemos el estreno maratónico, en el Pocket Theatre de Manhattan, de una de sus obras más enigmáticas, Vexations, que consiste en la “diabólica” repetición de un solo motivo 840 veces.
…..Sesgo, ironía y anacronismo; impertinencia como categoría estética; desdén por cualquier tipo de inserción canónica: Satie quería concentrarse en su presa más honda (él mismo) con el volumen muy roto y el aburrimiento intacto. Por eso, ningún amigo suyo conoció nunca el cuchitril donde vivía. A su muerte, la policía dejó constancia, en una inspección ocular del inmueble, que había encontrado, además de un piano destartalado y un ejemplar de Las flores del mal, cuatro mil papelitos, con apuntes para pequeños ruidos, dibujos de edificios mentales, e instrumentos musicales absurdos.
…..Nada, en síntesis, que perteneciera al Libro de la Realidad.

Del libro Pequeño mundo ilustrado, Caja Negra, Buenos Aires, 2011.

 

 

María Negroni publicó numerosos libros, entre otros: Arte y Fuga, Cantar la nada, Elegía Joseph Cornell, Interludio en Berlín, Exilium, Objeto Satie y Archivo Dickinson (poesía); Ciudad Gótica, Museo Negro, El testigo lúcido, Galería Fantástica, Pequeño Mundo Ilustrado y El arte del error (ensayo); El sueño de Úrsula y La Anunciación (ficción). Beca Guggenheim en poesía y Premio Internacional de Ensayo Siglo XXI, su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, sueco y portugués. Islandia (primera edición Monte Ávila Editores, 1994) recibió, por su versión en inglés (Station Hil Press, 2001), el Premio al Mejor Libro de Poesía en Traducción del año del PEN American Center (Nueva York, 2002).

La composición que ilustra este post fue realizada a partir de una ilustración de Vladimir Kush

 

año 1 ǀ núm. 4 ǀ mazo – abril  2021
Last modified: marzo 18, 2021
Cerrar
error: Contenido protegido

Yo vengo a ofrecer mi poema

Antología de resistencia

SELECCIÓN & CURADURÍA 

Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner

y Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-958-53033-3-1

PRECIO ARGERTINA 

AR 1,700

PRECIO COLOMBIA

COP 80,000

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 500

PRECIO COLOMBIA

COP 40,000

En este asombro, en este llueve

Antología poética 1983-2016

AUTOR

Hugo Mujica

ISBN

978-1-950474-15-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000