Written by 3:46 am Crítica, Reseña

A propósito de «Yo vengo a ofrecer mi poema. Antología de resistencia»

 Luz Helena Cordero Villamizar

 

Comentario & Selección por Luz Helena Cordero Villamizar

 

Yo vengo a ofrecer mi poema. Antología de resistencia.
Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner y Eduardo Bechara Navratilova
Editorial Escarabajo & Abisinia Editorial, 2021.
Bogotá, Buenos Aires, 2021
610 págs.

 

La poesía es libre en su expresión, no tiene compromisos, encargos, funciones establecidas. Su poder transformador reside en el universo simbólico. Al nombrar crea, interpela la realidad. La poesía tiene el poder de revelar y rebelarse. La poesía es resistencia.

…..El poeta está inmerso en una situación histórica y, de manera abierta o velada, la cuestiona. Con la palabra le es dado elaborar nuevas formas, no solo de expresar sino de pensar el mundo. El verbo sugiere, la imagen rasga la página, lleva al estremecimiento. Su eco persiste, azota la conciencia, mueve la sensibilidad. El poeta ofrece su poema como la mañana ofrece su luz.

…..«Yo vengo a ofrecer mi poema» nace en un momento crítico de América Latina. Un tiempo de insubordinación, de gritos que se alzan por las calles, que atraviesan fronteras como ríos, lanzan preguntas al vacío y confrontan el poder. Esta antología es un llamado urgente, bello, doloroso, sobre el sinsentido de insignias arbitrarias, la tiranía del ángel de la muerte, la memoria herida, la procesión de los humillados. Voces poéticas interpuestas dialogan, se potencian y complementan para unirse al gran canto y grito general de un territorio que no se doblega.

…..Hombres y mujeres, con nombres y apellidos, recorren estas páginas. Vienen de la ceniza, de la gramática de la sangre, del anonimato, del olvido. Como en Comala, su rumor crece y se precipita por este caudal de versos. Esta legión de ausentes resurge y atestigua. La poesía les devuelve la palabra y el pan de la esperanza.

 

 

 

3

Leandro Calle

 

Al entierro del perro va mi padre
y detrás de mi padre mis seis años
y arriba de nosotros va la noche
con su cabello lacio sin estrellas.
La linterna, la pala y el dolor
hurgan perdidos en la noche oscura.
Mi padre cava un pozo mientras lloro
y el perro ya no muere, se está quieto.
El pozo es hondo, la tristeza es honda
y el animal parece que flotara.
La tierra es una boca gigantesca
ávida al fin de su ración de carne.
El perro hecho un ovillo, ya en la manta,
se hinchó de lejanía y de sosiego.
Una hormiga se adentra en el hocico
y comienza su viaje temerario.
El perro entra en la tierra. Con mi padre
entramos a una zona de dolor.
A un costado, la pala tiene sed
la linterna, a tientas, busca el agua
que anidaba por los ojos del perro.
El pozo es húmedo y profundo. Duerme
el perro. Mi padre descansa. Lloro,
mi llanto es sin consuelo porque entiendo
que la muerte me espera al otro lado.
No se puede escapar. Nadie se escapa.
La tierra hace un trabajo de silencio,
come huevos de luz, bebe la sombra.
Llega el momento de tapar al perro
palada tras palada va mi padre
tapando las costillas de la muerte
escupido de dios va construyendo
una memoria de sal. Un ladrido
humano. Muñón de sol tierra adentro
El perro vive en nuestros corazones
pero entonces, si vive y se despierta
¿cómo podrá salir de entre la tierra?
Mi oreja en el piso busca escuchar
el latido del perro que despierta
pero el perro está muerto y el silencio
lame mi corazón con su cuchillo.
Ya no hay nada que hacer, ha terminado
la labor de mi padre. Muerto el perro
enterrado en el centro de la tierra
resta cerrar los ojos y olvidar.
Volvemos con la pala y la linterna
nos lavamos las manos y la cara.
Un beso en la mejilla y a dormir.
Me duermo. Sueño y en el sueño el perro
me habla de las flores y los frutos.
Luego se pone serio y se pregunta:
¿Qué vas a darnos tierra, tu silencio?
Yo lo miro correr entre las nubes
él repite preguntas, las responde
luego llega hasta mí y me amonesta:
este país se hunde tierra adentro
en tierra está enterrado, lo velamos
y el olor a podrido nos asusta.
Recoge la linterna, sin tu padre,
alza la pala y cava, cava un pozo
en el medio de la noche y llora.
Busca un hueso de luz. Deja la sombra
no es el momento de enterrar los huesos
ahora es el momento de buscarlos.
Toma la pala y cava. Cava, cava
hay un país adentro de la tierra.
Cava.

De país, 2019.

 

 

 

Naíme

Susana Cabuchi

 

Sus padres,
……………sus amigos,
le repiten que debe partir,
que se vaya,
que se marche de Syria,
lejos.

El pequeño
no entiende su llanto
y también llora.

A qué lugar del mundo
……………iremos?
Cómo haré para volver?
Irán a buscarnos?

Ellos dicen pronto,
dicen
Elías vino en auto
los llevará a Beirut,
dicen
en Beirut subirán al primer barco
que zarpe
hacia cualquier país.

Su madre corre detrás del auto
que los lleva,
…………………………sollozando.
…………………………Naíme,
hija querida, Naíme, y cae, se levanta
y sigue
hasta que se desmaya
en la curva más alta del camino.

El niño
……………—que es mi padre—
danza en cubierta.
Los tristes lo rodean,
aplauden, cantan.
……………Él
…………..gira.
Cada vez más rápido.
…………..Gira.

Inédito.

 

 

 

Lubi Prates

 

¿QUIÉN teme la palabra
NEGRO
cuando no excede
las páginas del diccionario y
del libro de historia?

¿quién teme la palabra
NEGRO
cuando está estática o
cercada por otras palabras
en las páginas policiales?

¿quién teme la palabra
NEGRO
se transforma en:
moreno mulato
cualquier cosa bien cerca de
cualquier cosa casi
blanco?

¿quién teme la palabra
NEGRO
si cuando yo digo
hace silencio?

¿quién teme la palabra
NEGRO
que yo no digo?

¿quién
teme
la
palabra
NEGRO

cuando no hace persona:
carne hueso y furia?

De um corpo negro, 2020.
Traducción: Martina Altalef

 

 

 

El batallón triste

Nicolás Peña Posada

 

Cuatromanos salvó a la niña
la vio en el piso, la agarra fuerte
subió a la niña sobre su espalda
como un animal herido

Cuatromanos levantó
el cuerpo de la niña
le dio agua, le dio sopa
le dio besos, le cantó desafinado
canciones que había aprendido de su madre

Cuatromanos alzó a la niña
la cargó entre los gritos de las jacarandas
la llevó por la tierra húmeda
con sus largos brazos, junto al fusil
con sus dedos gordos de muerte

Cuatromanos agarró a la niña
pasó ríos con ella como un amuleto
bañó su cabeza blanca mientras le cantaba
canciones que había aprendido de su madre
Lilia le puso mientras ella lloraba
le dio besos en la noche, la abrazó
le dijo que tenía unos ojos hermosos
los ojos más hermosos de la tierra

Cuatromanos sacó a la niña del lodo
durante ocho días la cuidó en sus brazos
subió montañas con ella, cordilleras
hirió pájaros con su fusil mientras le cantaba
canciones que había aprendido de su madre

Cuatromanos alzó a la niña
se enterró una espina en la mano derecha
dejó marcas de cuchillo
en los árboles con sus nombres
el de él y el de ella: Cuatromanos y Lilia
le dijo a Dios que ella era Lilia
Lilia adorada, le decía en las madrugadas
le dijo a Dios que él era Cuatromanos
cabo del batallón 35 de infantería

Cuatromanos agarró a la niña mientras le cantaba
canciones que había aprendido de su madre
ella se calmaba y dormía cubierta de sombras

Cuatromanos levantó a la niña
el frío soplaba en los cuellos como un lobo
la noche era espesa y croaba
croaba sobre las hojas de los plátanos

Cuatromanos alzó a la niña
el coronel le dijo que se lo había advertido
el teniente lo miró y luego escupió sobre las flores
los cabos afilaron sus cuchillos con piedras
todos siguieron el paso duro de las botas

Cuatromanos no quiso seguir
pero le tocaba seguir a Cuatromanos
entonces hizo un hueco hondo
y en ese hueco metió la boca y gritó

Cuatromanos abrazó a la niña mientras le cantaba
canciones que había aprendido de su madre
enterró a Lilia en ese grito
y marchó con el batallón triste.

Inédito.

 

 

Desaparecido

Margaret Randall

 

Una palabra sin manos ni pies,
nada puede hacer,
ningún apretón caliente
para dedos temblorosos,
una palabra solitaria,
sangre yéndose a la cabeza,
saltando sobre muñones en carne viva
antes de desplomarse
en un montón de preguntas que se esfuman.

Una palabra que perdió su estruendo
como el árbol que se derrumba
donde ningún oído
registra su caída
contra el suelo del bosque,
silencio ritual
cuando hasta la suavidad
del terciopelo
deja moretones en la piel.

Una palabra incapaz de describer
el agobio de la pérdida
asma
cuando trata de hablar,
congelada en el tiempo
pero manchada de un fuego
que quema
los millones de manos
que buscan abrazar su dolor.

Treinta y dos años atrás Rodolfo
se desvaneció de su vida
en Buenos Aires, un ultimo mate
ahuecó su palma,
un último sorbo
por la bombilla de plata,
no más cartas a la opinion pública,
ningún otro paso, ni otro aliento
por nuestro largo invierno de desesperación.

Ahora leemos “Argentina no extraditará
Official de ‘Guerra Sucia’”:
la sospechosa puntuación del titular,
como suplente de miembros desgarrados
palabras suspendidas en un tal vez
o en retorcida promesa,
una cuchilla tan pulida y brillante
que te corta la cabeza
con solo un gesto a tu corazón.

Condena y prisión, parece possible, ahora
para ese Ángel Rubio de la Muerte
y otros criminals
que el gobirno de este año
declara responsables de tu destino
y el de otros 30.000,
escritores o no, figuras públicas
o simplemente hijos e hijas,
amantes y obreros
que aún caminan las calles cicatrizadas
de una ciudad poblada por fantasmas,
conversación susurrada,
canciones cortadas
cuyas letras que se pierden
solo pueden leers en paredes Viejas
o hacer eco en las cabezas
de aquellos que permanecen:

siguiendo la búsqueda, todavía enamorados.

Traducción de Leandro Katz y Diego Guerra.
De As If the Empty Chair / Como si la silla vacía:
poemas para los desaparecidos, 2011.

 

 

Luz Helena Cordero Villamizar (Bucaramanga, Colombia). Psicóloga, Magistra en Literatura. Su obra incluye poesía, narrativa, crónicas y ensayos literarios. Libros publicados: Pliegos de cordel. (2019), Eco de las sombras (2019, 2018), Postal de la memoria (antología personal) (2010), Por arte de palabras (2009), Cielo ausente (2001), El puente está quebrado (1998), Canción para matar el miedo (1997), Óyeme con los ojos (1996). Ha sido incluida en numerosas antologías de poesía y ha participado en diversos encuentros de escritores. Algunos de sus ensayos y crónicas circulan en revistas literarias y académicas. Gran parte de su obra en prosa se encuentra inédita.

La composición que ilustra este paisaje de Abisinia fue realizada a partir de un fragmento de la obra 11 notturno de © Jorge Eduardo Eielson. Agradecemos a Martha L. Canfield, presidenta Centro Studi Jorge Eielson, Florencia, Italia.

 

año 1 ǀ núm. 7 ǀ septiembre – octubre  2021
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , Last modified: septiembre 19, 2021
Cerrar

Yo vengo a ofrecer mi poema

Antología de resistencia

SELECCIÓN & CURADURÍA 

Fredy Yezzed, Stefhany Rojas Wagner

y Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-958-53033-3-1

PRECIO ARGERTINA 

AR 2,500

PRECIO COLOMBIA

COP 80,000

Voces del Bajo Cauca

AUTORA

Alejo Morales

ISBN

978-958-49-5490-9

PRECIO COLOMBIA

COL $35.000

La hija

AUTORA

María García Zambrano

ISBN

978-958-49-5490-9

PRECIO ARGENTINA

ARG 1.000

El guardián de la colmena

AUTOR

Leandro Frígoli

ISBN

978-987-88-0285-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

La fugacidad del instante

AUTOR

Miguel Falquez-Certain

 

ISBN

978-958-52674-5-9

PRECIO ARGENTINA

Pronto Disponible

PRECIO COLOMBIA

COP 100,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La sal de la locura

Le Sel de la folie

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-12-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Carta de las mujeres de este país

Letter from the Women of this Country

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-09-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

La canción que me salva

The Song that Saves Me

AUTOR

Sergio Geese

ISBN

978-1-950474-03-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

PRECIO AMAZON

USD 14.95

 

En este asombro, en este llueve

Antología poética 1983-2016

AUTOR

Hugo Mujica

ISBN

978-1-950474-15-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El país de las palabras rotas

The Land of Broken Words

AUTOR

Juan Esteban Londoño

ISBN

978-1-950474-05-9

PRECIO ARGENTINA

AR 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Las semillas del Muntú

AUTOR

Ashanti Dinah

ISBN

978-1-950474-22-6

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Paracaidistas de Checoslovaquia

AUTOR

Eduardo Bechara Navratilova

ISBN

978-1-950474-25-7

PRECIO ARGENTINA

AR 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

Este permanecer en la tierra

AUTOR

Angélica Hoyos Guzmán

 

ISBN

978-1-950474-82-0

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Estrellas de mar sobre una playa

Los poemas de la pandemia

AUTOR

Margaret Randall

 

ISBN

978-958-52793-1-5

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Lo que se desvanece

AUTOR

Luis Camilo Dorado Ramírez

ISBN

978-958-53394-8-0

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Mudar el mundo

AUTOR

Ana Gandini

ISBN

978-987-86-6012-7

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

El diario inédito del filósofo
vienés Ludwig Wittgenstein

Le Journal Inédit Du PhilosopheViennois Ludwing Wittgenstein

AUTOR

Fredy Yezzed

ISBN

978-1-950474-10-3

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

PRECIO AMAZON

Pronto Disponible

 

Fragmentos fantásticos

AUTOR

Miguel Ángel Bustos

ISBN

978-958-52096-8-8

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El bostezo de la mosca azul

Antología poética 1968-2019

AUTOR

Álvaro Miranda

ISBN

978-958-52793-5-3

PRECIO ARGENTINA

AR 1000

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

Geografía de los amantes del Sur

AUTOR

Mónica Viviana Mora

ISBN

978-958-53033-2-4

PRECIO COLOMBIA

COP 35,000

El inmortal

AUTOR

John Galán Casanova

ISBN

978-95853-39439

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Las voces de la tierra

AUTOR

Yanet Vargas Muñoz

ISBN

978-958-49-3124-5

PRECIO COLOMBIA

COL 35.000

 

Por el ojo del pincel

AUTOR

Mónica Fazzini

 

ISBN

978-987-86-5317-4

PRECIO ARGENTINA

ARS 1000